RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Miércoles 25 de julio de 2018

su bienestar

Sexo: tríos y swingers

¿Cuándo se debe rienda suelta a las fantasías y cuándo no? ¿Qué preguntas debemos hacernos antes de tomas la decisión de invitar a un tercero a nuestra cama? ¿Qué es un club de swingers?

Por Alessandra Rampolla  |   Ver perfil   |  Universo Alessandra

 
 

El sexo grupal puede estimular la pasión en la pareja pero, sin reglas claras, también puede convertirse en una mala experiencia. Un trio tal vez se trate de una de las fantasías más populares. El problema aparece cuando la ficción se convierte en una realidad que casi nunca es tan buena como nuestras fantasías. En la imaginación, todo es perfecto porque controlamos lo que crea nuestra mente. En la vida real, sin embargo, no se puede tener el control de todo. Suele suceder que, luego de haber imaginado una determinada situación, cuando se concreta y no alcanza las expectativas creadas, sobreviene la decepción, y la fantasía pierde la carga erótica que antes tenía.

En el caso del trío, si estás soltera o en una relación casual, corres menos riesgos emocionales que si te encuentras en una pareja consolidada. Pero, si estás pensando en llevar a cabo un trío con tu pareja estable, compartir el cuerpo y la energía sexual con una tercera persona puede ser un gran desafío para todos aquellos que decidan involucrarse en esa experiencia. Realizar un trío puede traer una nueva dimensión a tu vida sexual, y brindar variedad e intimidad a tu relación. Pero, si bien puede avivar la chispa sexual con tu pareja, también puede generar grandes conflictos y dificultades.

 

Lo primero que hay que pensar es dónde nació la idea y por qué quieres concretarla. ¿Eres tú quien trajo la idea? ¿O es algo que sólo harías para complacerlo a él? Y este no es un tema menor, porque es vital para la salud emocional de la pareja que ambos lo deseen; de lo contrario, estarás colocando tu relación al borde del precipicio.

Y, aunque los dos estén muy entusiasmados, llevar esta fantasía al plano real siempre tiene riesgos. Antes de lanzarse a concretarlo, es importante que te hagas las siguientes preguntas: ¿Cuáles son tus límites sexuales? ¿Estás segura de que realmente quieres compartir a tu amante con otra persona? ¿Te sentirías cómoda viendo a tu pareja disfrutando con otra mujer o con otro hombre? ¿Cómo crees que te vas a sentir si decides parar, pero tu pareja quiere continuar, o a la inversa? ¿Cómo vas a manejar los celos durante el trío y después?

Una buena manera de probar qué sensaciones te genera el trío antes de lanzarte de lleno a concretarlo es que compartan la fantasía mientras tienen relaciones. ¿Qué imaginas tú que sucede? ¿Qué imágenes lo están erotizando a él? ¿Qué película tiene cada uno de ustedes en su cabecita, y qué secuencia está protagonizando cada quien? Luego piensa: ¿aún sigues dispuesta a protagonizar esta película?

Si todavía no lo sabes, otra forma todavía segura, pero un poco más intensa, es que testes tus emociones teniendo sexo telefónico o sexo virtual con un tercero (hombre o mujer, dependiendo de la fantasía que tengan). Ahorita la experiencia es mucho más real y, para algunas parejas, es probable que sea suficiente y súper satisfactoria. Pero, si aún están dispuestos a dar el paso final, les paso estos consejitos para que el trío sea una experiencia repleta de placer y no el comienzo de dolorosos conflictos.

 

¿A quién sumamos? ¿Debe ser alguien conocido o alguien completamente extraño? Lo más seguro es sumar a alguien con quien no tengan lazos emocionales y que esté fuera de tu círculo de amistades. Es tentador que sea un amigo o una amiga, pero es una opción peligrosa, ya que si las cosas no salen bien, el conflicto será ¡triple! Una buena alternativa son los llamados “clubes de sexo”, que organizan fiestas para swingers, a los que también acuden personas solas buscando la excitación del trío.

Más sugerencias. Siempre, pero siempre, practiquen sexo seguro. Nunca tomen de sorpresa a su pareja con un trío; siempre deben haberlo conversado previamente. Establezcan sus límites: ¿qué está permitido y qué no? Tal vez para ti no es incómodo que la otra mujer le practique sexo oral a tu pareja, pero te mueres si él se lo hace a ella. Pues bien, dilo antes de empezar. Pon la atención en tu pareja: recuerden que el trío es para que ambos la pasen bien, no para estar con un tercero “legalmente”. Así que la atención siempre debes ponerla en tu pareja, no en el otro o en la otra. Deténganse si no están a gusto: usen palabras clave para avisarse que no se sienten bien y que llegó el momento de “retirarse”. Y recuerden: si uno de los dos se retira del trío porque está incómodo, el otro no debe seguir el encuentro íntimo con el tercero, aunque la esté pasando genial. Esto es simplemente lo que yo pienso acerca de los tríos, pero ni yo ni nadie te puede decir si debes o no llevar a cabo esta fantasía. Es una decisión a la que tendrás que llegar, y espero que lo hagas respetando tus propios deseos.

Alessandra Rampolla: Sexóloga Clínica Certificada..

Más notas de Bienestar