RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 06 de julio de 2018

su lectura

Dalai Lama: Paz, amor y sabiduría para cambiar el mundo

Festejamos el cumpleaños del Dalai Lama con lo mejor del último encuentro entre Susana y el máximo líder espiritual del budismo tibetano.

 
 

 

Nació el 6 de julio de 1935 al noreste del Tibet, sus padres lo llamaron Lhamo Dhondup. A los dos años de edad fue reconocido como la decimocuarta reencarnación del Dalai Lama. Es el líder espiritual el budismo tibetano (y de 600 millones de personas en el mundo). En 1950, China invadió Tíbet. Después de 9 años de enfrentamientos, el Dalai Lama fue forzado a escapar al exilo. Actualmente vive en la parte alta de Dharamsala, India. Fue premio Nobel de la Paz en 1989. Un ser humano admirable, de pensamientos profundos, que interpela al mundo y nos invita a recuperar el verdadero sentido de la vida.

SG: Quiero preguntarle muchísimas cosas. Pero me gustaría comenzar con el secreto de la felicidad

DL: En realidad se trata de desterrar emociones destructivas como la ira, el odio, los celos y también la soledad. Todas emociones centradas en una actitud egoísta.

SG: ¿Cómo podemos luchar contra esas emociones?

DL: Siendo menos individualistas. Si se tiene una actitud egoísta, uno se ata a sí mismo. En cambio, si uno se relaja, todo se hace más fácil. La gente que nos crea problemas es libre de usar las expresiones que quiera o de pensar lo que quiera. Se deben olvidar esas preocupaciones. De esta manera, tu estado mental se vuelve más tranquilo.

SG: Es muy difícil mantenerse calmo en estos tiempos que corren. ¿Hay algún método? Como por ejemplo meditar…

DL: Debemos pensar y meditar más sobre emociones positivas. Como el amor, el amor genuino, no el amor tendencioso. Sin apego. Así, el amor genuino podrá extenderse incluso a nuestro enemigo.

SG: Compasión. Esa fue la tercera clave de la que me habló en Delhi.

DL: Es la más importante. La compasión. Por lo general emociones como la ira, el odio, el miedo o los celos no nos preocupan. Simplemente damos por sentado que son parte de nuestra mente. Debemos prestar más atención a esas emociones, son muy destructivas. La ira no sólo puede impedir tu paz mental sino también puede destruir nuestra salud.

SG: Absolutamente.

DL: Debemos tomar conciencia de la naturaleza destructiva de estas emociones.

SG: ¿Debemos temerle a la muerte?

DL: Creo que hay mucho apego a esta vida. Y mucho apego con lo que nos rodea. Entonces, el miedo principal es separarse permanentemente y perder la conexión. Pero si crees que Dios crea la vida, entonces la muerte también es una creación de Dios.

SG: Es verdad. Así que no debemos temer. Usted se levanta todos los días a las 3/3:30 de la mañana y medita, ¿durante cuánto tiempo?

DL: Generalmente, lo hago por 4 ó 5 horas. Hago meditación analítica acerca de la vida y el sentido de la vida. Pienso sobre el altruismo, es de mucha ayuda, me hace sentir feliz.El mundo entero está violento, en general la gente habla únicamente de dinero. Niegan el valor personal e interior de cada uno. Eso genera muchos problemas. Los jóvenes deben prestar más atención al valor interior de cada uno. Deben discutirlo. No necesariamente como una creencia religiosa. La educación y el desarrollo de la mente son muy importantes. Pero esa educación debe ser más integral. Si es parcial o intencionada puede crear problemas. Si toda la humanidad está feliz, cada uno de nosotros, individualmente, tendrá una vida feliz. Si la humanidad se sigue metiendo en problemas, ningún individuo podrá escaparle. Actualmente hay un gran bache entre ricos y pobres, pregunté qué tan serio era el problema en este país. Y dijeron: enorme. Luego les pregunté sobre la corrupción, si era pequeña o grande.

SG: La corrupción aquí es grande. ¿Usted cree que podemos cambiar todo eso su Santidad?

DL: A través de la educación podemos. Y cuando hablo con la gente de los medios siempre les digo que deberían tener narices largas, como de elefantes para poder oler todo. Y darse cuenta cuándo algo está mal. En particular a sus espaldas. Llevar a cabo una investigación que por supuesto no debe ser tendenciosa sino objetiva y honesta. Luego informar a la sociedad de lo que realmente está pasando. Ese sería un buen método para reducir la corrupción.

SG: Muchas gracias, mi querida Santidad. Lo admiro muchísimo. Tenerlo acá, con su brillantez, con su cabeza, inteligencia y espiritualidad ha sido un privilegio.

DL: Gracias.

SG: Fue un gran placer. Espero verlo en Dhar… sala, Dhar…marsala, Dharamsala [risas]. Muchas gracias, su Santidad..

Más notas de Lectura