RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Jueves 05 de julio de 2018

su editorial

La falsa pasión y la ceguera recurrente

Recibí este texto que me hizo pensar y quiero compartirlo con ustedes.

 
 

Creíamos que Argentina salía campeón de Rusia 2018 (...) ¿Porqué y para qué queríamos ganar si o si? ¿Porqué es tan importante? "¡Por la celeste y blanca!”. Cada 4 años nos acordamos de la celeste y blanca . ¿Invocar a nuestra Bandera en un torneo de fútbol que se realiza para saber quién es el Mejor equipo del mundo está bien? ¿Realmente creen que lo somos?

Los argentinos insultan hasta la afonía a los jugadores propios, muelen a palos a un ciudadano croata (como si ya no hubiera tenido demasiada violencia ese pueblo), se mofan de los demás jugadores, filman a una jovencita rusa haciéndola decir groserías irreproducibles, rompen los baños, escupen a los que estaban abajo. (…) ¡Y ojo! la que viajo a Rusia no es gente humilde y sin estudios...

Empatamos con Islandia, (…) un equipo en el que ni los jugadores, ni el técnico cobra un sueldo (…) Nos ganó Croacia, un pueblo que aún hoy esta tratando de levantarse de sus propias cenizas (…). Luka Modric, el autor de uno de los goles, presenció el fusilamiento de su abuelo a los 6 años y estuvo refugiado en diferentes países durante toda su infancia. Hoy juega en el Real Madrid y gran parte de su sueldo la destina a una empresa biomédica que fabrica prótesis para niños mutilados víctima de las guerras.

(…) ¿No es un torneo para saber cuál es el mejor? ¿En qué somos mejores? (…) ¿Porqué la ceguera recurrente de creer que porque somos "vivos" somos los mejores...?

Para ser sincera, ¡yo quiero que gane el mejor! No quiero ser cómplice de quienes aplauden la avivada, los que quieren que Argentina salga campeón COMO SEA . No lo merecen. Son los mismos que sacan el carnet de conducir en Toledo para no rendir el examen y viven en Córdoba, los mismos que estacionan las 4x4 en doble fila frente a la escuela para no caminar 20 metros (…)

No nos merecemos ganar. (…) A ver si de una vez por todas aprendemos que JAMÁS saldremos adelante como país si no nos educamos y comenzamos a respetar las normas.

¡Amo a mi Bandera y canto el Himno con orgullo pero, para ser LOS MEJORES, nos faltan años luz... !

¡Cambia Argentina!

Carolina Colalillo.

 

Más notas de Editorial