RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 18 de junio de 2018

su lectura

Linda y Paul McCartney: Un gran amor

La bellísima historia del matrimonio McCartney/Eastman

 
 

 

Corría el año 1966 y Paul McCartney, con solo 24 años, era el Beatle preferido, el que rompía más corazones. Linda Eastman tenía 25 años, estaba separada y tenia una hija, Heather. Era una chica moderna, libre, activista, ferviente defensora de los derechos de los animales y vegetariana. El azar la convirtió en fotógrafa de rock: Hendrix, Dylan, Clapton, The Who y The Doors, entre otros muchos, posaron frente a su cámara. Cuenta la leyenda que tanto Morrison como Jagger tuvieron con ella encuentros más extensos que los de una sesión fotográfica.

Se conocieron en un club nocturno de Londres, se fueron juntos esa misma noche, pasaron los siguientes cuatro días sin separarse y luego ella volvió a New York. Un año después volvieron a cruzarse, ese reencuentro sello sus destinos. Inglaterra, Los Ángeles, New York... Después de miles de vuelos, visitas y despedidas, Paul le pidió a Linda matrimonio y también convertirse en el padre adoptivo de Heather. Se casaron y se instalaron en una casita que Paul tenía en la campiña escocesa. Allí nacieron Mary, Stella y James.

En 1995 a Linda le diagnosticaron cáncer de mama, tres años lucharon juntos contra la enfermedad. A los 56 años, la mujer que Paul McCartney amó locamente murió vencida por la misma enfermedad que también le había robado a su madre. Estuvieron juntos 30 años, nunca pasaron una noche separados. Ella era su casa: “Lo más difícil de no tenerla más es no poder disfrutar de su compañía”..

Más notas de Lectura