RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 26 de enero de 2018

hombre del mes

Peter Lanzani: "Ser padre es uno de los deseos de mi vida"

A los 27, la rompió en Un gallo para Esculapio y con el protagónico en el film Los Últimos. Agradece a quienes lo acompañaron en este camino y dice que siempre está aprendiendo. Los secretos de un actor que sueña con dirigir y formar una familia

Por Josefina Marcuzzi  | 

 
 

Cae con el pelo despeinado, relajado y bien predispuesto para hacer las fotos. Lejos de cualquier divismo, Peter Lanzani es un hombre de perfil bajo, que no tiene grandes requisitos y habla de todo. Asociado a los productos de Cris Morena desde muy chico, hoy intenta forjar un perfil más versátil y adulto, y estudia con detenimiento cada propuesta de trabajo. Su seducción radica en su carisma y en la simpatía; en una charla íntima y muy amena, cuenta que su gran sueño es tener hijos y formar una familia como la suya, que lo impulsó a seguir su deseo: actuar.

 
Peter atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera y encara un 2018 cargado de proyectos en cine y teatro.  Foto: Juana Mauri

¿Cómo fue tu infancia y qué recuerdos tenés?

Con muchos amigos y muy familiera, yendo al Belgrano Day School. Somos cuatro hermanos que nos llevamos muy bien. En su momento éramos “culo y calzón” con el que es más grande que yo, Juan Martín, y ahora por un tema de gustos en común, estoy más cerca del menor. En la escuela era medio vago, pero la cabeza me daba. Me encantaba Educación Física (risas). El rugby fue clave, jugaba en Alumni 5 veces por semana. Era tradición familiar, mi viejo siempre jugó y además teníamos una casa de fin de semana al lado del club, así que desde los 4 años me escapaba a las canchas. Jugué hasta los 17 y después tuve que dejar porque se volvió incompatible con el laburo.

¿Tus viejos venían de ese mundo, de la actuación?

No, nada que ver. La verdadera artista de la familia es mi abuela Amalia, que pinta. De ahí viene un poco mi sensibilidad, supongo. Mi vieja es economista, pero tiene un lado artista, pinta en porcelana. De Pablo, mi papá, saqué el lado laburador. Dirige una empresa de mega data, nada que ver, pero tiene la capacidad de hacer varias cosas a la vez. Y también heredé su curiosidad por todo.

¿Siempre tuviste clara la vocación?

La fui descubriendo. La oportunidad surgió a raíz de unas fotos que hice para Mimo, y años después me llamaron para un casting. Empecé a ver qué me pasaba con eso, y si bien me divertía haciendo obras de teatro en la escuela, no me lo tomaba como algo serio. Hoy lo agradezco, porque superé todos los tabúes y di los pasos que tenía que dar. En el segundo año de Casi Ángeles todos mis amigos se fueron de gira de rugby y yo no. Fue difícil. Tuve que romper esquemas y eso nunca es sencillo.

 
Peter en la película El Clan, en la piel de Alejandro Puccio, papel que lo tuvo como ganador en la categoría revelación de los Premios Cóndor. 

¿Conservaste esos amigos, siguen siendo los de siempre?

Sí, los del colegio y los del club. Ellos son mis amigos añejos, entienden que yo desaparezco cada tanto por laburo. Yo ya sé que me bancan y me acompañan, y eso para mí no tiene precio. Ellos son, junto a mi familia, mis principales propulsores. Si me decís: vas a filmar con tu director favorito (que es Scorsese), pero te quedás sin tus amigos, te digo que no.

¿Qué evaluación hacés del camino recorrido?

Superpositivo. Hace un par de años me enfoqué en seguir aprendiendo y formándome. Se me abrió mucho el espectro de la actuación en una carrera en la que nunca llegás al límite del conocimiento porque siempre se puede aprender más. Me enfoqué en eso y siento que le saqué rédito. Hice programas más exitosos, otros que no tanto y algunos que se han caído, pero fue puro crecimiento.

Un gallo para Esculapio fue, según varias críticas, tu trabajo consagratorio. ¿Vos lo vivís así?

Siento que es un antes y un después en mi carrera. A nivel personal me dio mucho, el director es brillante y me abrió puertas para otros laburos, como El Ángel, la película inspirada en la vida de Robledo Puch, que se estrenará este año. Es una tira que tiene mucha cabeza, hay una decisión atrás de cada texto y de cada escena. Una búsqueda. ¡Y se viene la segunda temporada!

Video: Primer trailer de Un gallo para Esculapio

¿Es verdad que no te caben las reglas del juego mediático?

No me gusta el sentido de pertenencia que se genera: porque salís en la tele la gente cree que te conoce y que puede opinar sobre tu vida. Me molesta que se ponga en la misma bolsa a los que laburamos con los que tienen un perfil más mediático, porque a mí me gusta actuar y que se me conozca por eso.

¿Cómo elegís cada papel y cómo te sentiste en tu protagónico de Los Últimos?

Hay algunos papeles en los que hay más afinidad, otros que cuestan más. Los Últimos me fascinó. El personaje es un torbellino de emociones. Y ponerme en la piel de un refugiado en busca de un futuro, que además vive una historia de amor no convencional, fue increíble. En el rodaje vimos a los vecinos que viven así, familias enteras que se enferman de cáncer por la minería. Es un género rarísimo, no ves pelis así en la Argentina.

 
Peter en una escena de "Los Últimos", la película en la que interpreta a un refugiado que vive en una mina y sale al mundo en busca de un futuro mejor. 

¿Cómo convivís con la idea de ser un galán?

No me considero un galán. Si tengo que actuar de galán, lo hago, porque soy actor. En la vida real no estoy en actitud levante, soy muy relajado. Estoy más cerca de ser un nerd que un galán, me paso horas mirando películas y leyendo.

Hace bastante que estás soltero, ¿tenés ganas de enamorarte?

Siempre. Pero eso no se elige, sucede. A mí el amor me hace mejor persona, siempre estoy abierto. Llegará en algún momento, mientras menos lo buscás, más chances de que aparezca.

¿Te gustaría ser padre?

¡Sí, re! Es uno de los deseos de mi vida. Me encanta, soy muy familiero. Siento que hay una vibra que se está generando, unas ganas; pero está lejos porque ni siquiera hay una pareja (risas). No me voy a ir de este mundo sin tener un hijo: debe ser de las experiencias más lindas que una persona puede vivir.

¿Cómo te ves en el corto plazo?

¡Siendo feliz! que es un laburo de todos los días. En lo laboral, este año se vienen El Ángel y la segunda temporada de Un gallo... probablemente.

¿Qué dice el tatuaje en tu brazo?

Es una frase en inglés de la película El Gladiador, “lo que hacés en la vida tiene eco en la eternidad”.

 
Foto: Juana Mauri

Peter íntimo

  • Hincha de: Ferro y Barcelona
  • Mejor amigo: mis amigos
  • Un hobby: ir al cine
  • Idiomas: inglés
  • Actor referente: Jack Nicholson
  • Actriz: Meryl Streep
  • ¿Qué es lo mejor de tu profesión?: que se puede jugar
  • Tu mayor virtud: la entrega
  • El peor defecto: soy muy cabrón
  • Tu primera novia: Lali Espósito
  • Parejas, ¿del ambiente o desconocidas?: lo que sea… el amor
  • Un lugar en el mundo: Cariló, muchos recuerdos familiares
  • Un día en el cuerpo de otra persona o personaje, ¿de quién?: Nelson Mandela
  • Una manía o TOC: el volumen del auto en múltiplo de 5
  • Un deseo no cumplido: formar una familia
.

Más notas de Hombre del mes