RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 22 de diciembre de 2017

su belleza

Cómo cuidar la piel sensible en verano

Si sentís que tu epidermis es demasiado delicada y no apta para cualquier producto o tratamiento, tenés que seguir una serie de cuidados, en especial, durante esta época del año.

Por Marta Susavila  | 

 
 

 

Capilares dilatados, arañitas vasculares, textura fina, gruesa o enrojecimiento, picazón, tirantez, acné o dermatitis... Cualquiera de estos síntomas indican que tu piel tiene tendencia a irritarse y una tolerancia menor que las pieles normales.

La sensibilidad puede afectar a todo tipo de cutis y sufrirse a cualquier edad. Y aunque la predisposición genética influye, es más común en pieles claras, finas y deshidratadas. Un problema que se da cuando las glándulas sebáceas son más débiles de lo habitual y producen sebo de forma reducida o irregular y, como consecuencia, la función estrella de la piel, hacer de barrera, queda afectada generando una reacción exagerada a los estímulos del medio ambiente, sobre todo a los productos químicos de aplicación tópica.

Enemigos peligrosos

Pero el perfil genético no es el único responsable de tener una piel demasiado frágil. Agentes externos como el estrés, la depresión, una exagerada exposición al sol, el uso de cosméticos de mala calidad o con exceso de alcohol, los peelings médicos o mecánicos fuertes y a repetición, las rutinas con productos de higiene muy detersivos, algunos medicamentos, factores climáticos extremos o una alimentación con abundancia de excitantes como el té, el café, los picantes o el chocolate, se suman a una larga lista de factores que propician su aparición y agravan el problema. Además, durante los meses de verano, el sol, el cloro o la arena pueden transformar una piel normal en sensible. Por eso, es de vital importancia extremar el cuidado del cutis durante esta estación y, una vez que la exposición concluya, aplicar un tratamiento adecuado para evitar cualquier daño. Utilizar un protector solar superior a FPS 30 y renovarlo cada dos horas es clave. También usar cremas humectantes y nutritivas una vez que finalice el día de playa. En cuanto a las piletas, antes de distribuir el protector solar, es aconsejable utilizar un producto siliconado para el rostro —como los llamados film de seda— con el fin de formar una película que evite el contacto continuo del cloro con la piel. Si la exposición al agua y al sol se prolonga durante horas, ambos productos se deben renovar con frecuencia.

Identikit de una piel frágil

  • Piel deshidratada. Un cutis sensible con falta de hidratación presenta asperezas y enrojecimiento por la pérdida de la barrera natural de lípidos, urea y lactato, elementos hidratantes naturales que reducen la pérdida de humedad.
  • Pieles hipersensibles. En estos casos, existe un aumento de la pérdida transepidérmica de agua, relacionada por norma con procedimientos exagerados de peelings o láseres. Ante estos tratamientos agresivos y no indicados en cutis frágiles, los síntomas pueden manifestarse hasta días posteriores a la aplicación. Generalmente, se siente picazón, ardor, enrojecimiento, descamación y pústulas.
  • Piel envejecida. Con el paso de los años, la piel se hace propensa a la sensibilidad por el adelgazamiento de la epidermis y la reducción de la síntesis de lípidos. Al disminuir la función específica de “barrera de la piel” escasean también el ácido hialurónico, que hidrata la piel, y la coenzima Q10, encargada de aportar energía a las células para su función regenerativa. Los efectos se traducen en líneas finas y arrugas, piel seca, enrojecida y picazón.

 
Utilizar un protector solar superior a FPS 30 y renovarlo cada dos horas es clave.. 

Cuidados indispensables

  • Los productos cosméticos deben ser suaves, sin perfumes y libres de aceites grasos. Las fórmulas con silicio restauran la matriz dérmica; el ácido hialurónico retiene la humedad y la Vitamina C actúa como un inmejorable estabilizante del estrés oxidativo. Si antes de maquillarse, la piel está muy enrojecida, el uso de agua termal o de bruma descongestiva obra milagros. El agua de malva y lúpulo, por ejemplo, tiene propiedades curativas, desinflamatorias y aporta una sensación muy refrescante. También se pueden usar leches de limpieza a base de papaya y limón por su contenido en vitamina C y sus funciones desinfectantes y antisépticas. Además, estos dos ingredientes son también desinflamatorios y contienen propiedades antioxidantes y cicatrizantes.
  • En caso de sentir calor, ardor o picazón, pueden aplicarse lociones calmantes, descongestivas y refrescantes con un brumizador, a cierta distancia del rostro, varias veces al día. Las emulsiones de base acuosa o geles para mantener la piel hidratada y nutrida son ideales para usar tanto de día como de noche.
  • Existen también algunas opciones naturales y muy efectivas para calmar y relajar las pieles sensibles. Los alimentos como el tomate o el pepino, con gran cantidad de agua en su composición, son muy buenos y pueden colocarse en rodajas frías directamente sobre el rostro. Otra planta que ya es un clásico es el aloe vera. Basta con cortar la hoja desde la base, quitarle los bordes, abrirla al medio, cortarla en cuadraditos y guardarla en la heladera. Una vez fría, hay que frotar los pedacitos con gel por la zona afectada, dejar actuar la savia unos minutos y retirar con agua fría. Las infusiones de té de manzanilla, té verde o malva, preparadas y enfriadas en el mismo día para que no pierdan sus propiedades descongestivas, cumplen la misma función al colocarse con gasas o paños en las zonas a tratar.
  • Evitar el contacto exagerado con agua para no eliminar las sustancias que retienen la humedad. En una piel irritada, el proceso natural de suministro de lípidos está en desequilibrio, y por eso se puede resecar de forma extrema hasta desarrollar eczemas de sequedad.
  • Alimentarse de una manera sana, con ingredientes naturales y orgánicos que no contengan sustancias tóxicas. Beber entre dos y tres litros de agua por día.

Grandes aliados

Antirojeces Calm. Mascarilla calmante y reparadora para la irritación aguda o postprocedimiento. ($550, Avene).. 

 
Anti Enrojecimiento Crema Facial de Día FPS 25 ($562, Eucerin).. 

 
Emoliente de Nutratopic. Su efecto refrescante proporciona un alivio inmediato a las pieles atópicas, reduce el picor, atenúa las rojeces y la inflamación ($295, Isdin).. 

 
Sense Control Loción Calmante. Atenúa las manifestaciones de piel sensible e intolerante. Calma los síntomas como ardor, picor y sensación de tirantez ($280, Lidherma).. 

Aqualia Terminal. Tratamiento hidratante, calmante y fortificante, para mujeres con piel sensible y deshidratada ($668, Vichy).. 

Más notas de Belleza