RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 13 de octubre de 2017

su lectura

Susana en el Día de la madre: "Celebren el amor más profundo e incondicional"

A lo largo de la vida, la relación con una madre pasa por distintos momentos: admiración, oposición, rebeldía, identificación. En cada uno de ellos, prevalece un afecto único e irrepetible

Por Susana Giménez  |   Ver perfil

 
 

Una aprende de su madre cómo ser mujer, ama de casa, profesional, vecina, amiga, hija… Aprendemos al verla, al escucharla y con su ejemplo, casi sin saber que nos está enseñando.

Durante nuestra infancia la amamos con todo el corazón. Ella es garantía de bienestar, cariño, abrigo, comida rica y compañía. Nada nos da más alegría y tranquilidad que verla llegar a casa.

 
Susana, su madre María Luisa Sanders y Mercedes Sarrabayrouse, embarazada. 

En la adolescencia, poco a poco cruzamos de vereda. La cuestionamos, la peleamos, la maltratamos y hasta podemos llegar a creer que la odiamos. Ella encarna el límite entre nuestras fantasías y la realidad y, por lo tanto, es "el enemigo". Pero las madres aguantan, comprenden, esperan y se mantienen en su lugar porque saben que este tiempo de distancia también es parte del proceso.

Finalmente, elegimos si obrar por oposición o por identificación y, una vez más, ella entiende, acepta y acompaña nuestras elecciones.

Descubrimos su verdadero valor cuando nos convertimos nosotras mismas en madres. Recién entonces podemos imaginar cómo se sentían y entendemos sus razones para no dar el brazo a torcer. Por suerte, uno también descubre que una madre olvida, perdona, comprende y no guarda rencor.

Yo tuve la enorme suerte de poder resarcirla de mi rebeldía. Llegamos a ser grandes amigas, nunca voy a dejar de extrañarla, y siempre le voy a estar agradecida por su compañía y por su comprensión.

Este mes se festeja el Día de la Madre. Si tuvieron la fortuna de experimentar un vínculo como este, no pierdan la oportunidad de hacerle sentir su amor; uno suele creer que siempre va a estar ahí para nosotras y, lamentablemente, no es así. Tómense cinco minutos, compren un ramo de flores, háganle saber cuánto la quieren y celebren el amor más profundo e incondicional de todos.

Siempre juntas

 
De vacaciones, Susana con Mercedes y su madre. 

 
En la comunión de Mercedes. 

Junto a otras mujeres, Susana, Mercedes y María Luisa.. 

 
"Lucy", así llamaba Susana a su madre tiene en brazos a Lucía Celasco, la hija de Mercedes. 

Más notas de Lectura