RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Martes 03 de octubre de 2017

chica del mes

Por su amiga, comenzó a hacer pelucas para otras mujeres con cáncer de mama

Jimena Ferrer Lozano es de Baradero y tiene 40 años. Creó una asociación que confecciona pelucas para donar y su objetivo es que la iniciativa llegue a todo el país.

Por Josefina Marcuzzi  | 

 
 

Todas las semanas Jimena, María Marta y otras amigas se hacían un rato para juntarse a comer, charlar y ponerse al día. Compartían sus anécdotas sin mayores sorpresas, hasta que una noche, en el año 2015, María Marta contó que le habían diagnosticado cáncer de mama. Ella tenía otros casos en su familia y estaba informada: les explicó que a raíz del tratamiento era muy probable que perdiera el pelo. Sus amigas se quedaron heladas, pero Jimena supo “escuchar” ese temor de su amiga y recordó una página de Facebook que difundía el trabajo de un grupo de mujeres que fabricaban pelucas con pelo natural y las donaban a quienes no tenían la posibilidad económica de comprarse una. Ese fue el puntapié de un proyecto que lleva dos años y 300 pelucas entregadas a pacientes oncológicas de distintos rincones del país, que mejoran su calidad de vida, sintiéndose más seguras y más lindas en un momento tan difícil.

 
Foto: Daniel Pérez

“Si en Gualeguaychú lo hacían, ¿por qué no podíamos hacerlo nosotras? Yo ya había decidido que iba a donar mi pelo, pero no llegué a tiempo para la peluca de Marta, que la necesitó antes de lo esperado”, cuenta. Marta se compró su propia peluca. En ese momento ella pudo afrontar el gasto, pero hoy una peluca de pelo natural puede costar entre 20 mil y 30 mil pesos, dependiendo del largo del pelo y el tono, lo que para muchas personas es prácticamente inaccesible.

Jimena viajó a Gualeguaychú y a Concepción del Uruguay, dos ciudades donde ya funcionaban asociaciones que fabrican pelucas solidarias, para conocer la técnica. A pulmón y junto a María Marta aprendieron costura a máquina y vieron tutoriales de YouTube durante días.

 
Foto: Daniel Pérez

Después de seis meses de mucho trabajo quedó lista la primera peluca. “Se la llevó una chica de 20 años que vino desde La Plata a buscarla. Llegó con su gorrito de lana junto a su papá, y cuando se la probó… le quedó pintada. Fue una emoción muy grande, entendimos que íbamos por el buen camino y así decidimos seguir”.

MIRÁ LA EDITORIAL DE SUSANA SOBRE CÁNCER DE MAMA

Hoy son 14 voluntarias que trabajan todos los sábados en la compleja tarea de coser pelo por pelo una peluca. Para Jimena, que fue finalista del Premio Mujeres Solidarias de Fundación Avon, lo fundamental es que la idea se replique y llegue a distintos puntos del país, para lograr un mayor alcance a nivel nacional. Podés conocer más o colaborar aquí

Leé más notas sobre nuestra campaña para la detección temprana de cáncer de mama en la edición de octubre de Revista Susana y en nuestras redes sociales Facebook, Instagram y Twitter.

Más notas de Chica del mes