RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Miércoles 27 de septiembre de 2017

su bienestar

Fuera ropa, sólo es cuestión de actitud

¿Te cuesta desnudarte y mostrar tu cuerpo a la hora del sexo? Decile adiós a los prejuicios, superar esas barreras solo depende de vos

Por Alessandra Rampolla  |   Ver perfil   |  Universo Alessandra

 
 

¿Qué pasa cuando las mujeres tenemos vergüenza de que nos vean desnudas? Es mucho más común de lo que se piensa y seguramente sea difícil encontrar a alguien que no haya sentido una sensación de timidez cuando le toca sacarse la ropa frente al otro, sobre todo, por primera vez. Esto sucede en primera instancia porque la apariencia es la que despierta el deseo sexual. Si bien no es el único de los sentidos mediante el que logramos excitarnos, es a través de la vista y de la incorporación de imágenes en el cerebro cómo empieza el proceso de excitación.

Se ha comprobado que los hombres responden más a la estimulación visual que las mujeres. Por lo tanto, no debe extrañarte que a tu pareja le interese poder disfrutar de tu desnudez durante sus encuentros sexuales. Aún si piensas que no tienes una figura despampanante, son pocos los hombres que perderían su tiempo analizando las imperfecciones. En este tipo de situaciones sus pensamientos suelen ser mucho más primitivos y menos detallistas.

 

¡A disfrutar!

Los estándares de belleza que imperan hoy solo generan cierta psicosis y una obsesión por alcanzar ese supuesto “ideal” cuando el 90 % o más de la población no reúne esas condiciones. Para empezar a gozar de tu sexualidad es muy importante que te empieces a aceptar y sentirte cómoda con tu cuerpo.

Si una intenta mantenerse acostada como Cleopatra evitando que se formen los rollitos para estar fabulosa no tendrás libertad para moverte sensualmente y saborear las caricias de tu pareja y mucho menos el erotismo que se va generando. Si la atención está dispersa, la respuesta sexual no será la misma.

La buena autoestima corporal es uno de los ingredientes clave para ser sexy. A los hombres les fascina ver a una mujer que se presenta cómoda consigo misma, independientemente del tamaño o la forma de su figura. Así que enséñale lo que tienes, y ¡hazlo con orgullo!

 

Tarea para el hogar

Para sentirte cómoda con tu desnudez es fundamental que aprendas a apreciar y a amar tu cuerpo. Normaliza la desnudez para ti misma antes de compartirla con otra persona:

  • Cuando estés sola desvístete y mírate frente a un espejo. Observa cada una de tus
  • partes y conócete.
  • Encuentra cosas positivas que asociar con cada parte de tu cuerpo, aún si piensas que no es tu mejor cualidad.
  • Si surgen pensamientos negativos trata de positivizar esa idea. Por ejemplo, al observar tus senos en vez de pensar: “¡Cómo se me han caído!”, podría sustituirse por: “¡Qué rico me hacen sentir cuando mi pareja me acaricia!”.
  • Aventúrate a caminar desnuda dentro de tu casa… ¡Sí, desnuda!
  • De vez en cuando haz los quehaceres del hogar sin nada de ropa.
  • Si no te sientes a gusto prendiendo todas las luces mientras tienes relaciones, puedes comenzar con algunas velas y crear un ambiente más romántico.
.

Más notas de Bienestar