RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Jueves 24 de agosto de 2017

su estilo

Galanes no tan lindos ¿por qué nos gustan?

Adrien Brody, Benicio del Toro, Javier Bardem y Vincent Cassel, sexies y atractivos.

Por Josefina Marcuzzi  | 

 
 

Los rasgos perfectos no garantizan que un hombre nos resulte sexy, atractivo o lindo. Ejemplos que confirman esta regla hay muchos, nosotras decidimos hacer nuestra propia selección.

Adrien Brody

Encabezamos la lista con el neoyorquino de cara angulosa y ojos saltones que pasó a la historia por ser el artista más joven en ganar un Oscar a mejor actor, cuando a los 29 años se llevó el galardón por su papel en El pianista (2001). Desde entonces, no paró de derretirnos. En la pantalla (y en la vida), Brody fue sumando éxito y prestigio. Entre 2006 y 2009 salió con la bella actriz española Elsa Pataky, y desde el 2012 está en pareja con la bellísima Lara Lieto, a quien conoció durante el Festival de Cannes del mismo año; junto a ella vive en Los Ángeles, California. A los 44 años, Brody seduce no solamente por su performance a la hora de actuar sino también por su look, tan personal como llamativo. “Sorry, I’ve been hiding. Let’s have some fun” (perdón, me he estado escondiendo, vamos a divertirnos) fue alguna vez su frase de cabecera en la cuenta oficial de Instagram. Allí, Brody comparte imágenes tanto de su vida con Lara, como de sus grandes momentos profesionales.

 

Benicio del Toro

De chico lo llamaban “skinny Benny” (delgado Beni), nació en Puerto Rico y tiene 50 años. Durante la promoción de la película The Wolfman, en 2010, el actor describió su vida amorosa como “un limbo”. “¿Por qué todo el mundo pregunta si estoy casado? ¿Por qué me tengo que casar? ¿Solo para tener que divorciarme?”. Sus declaraciones resultaron, al menos, polémicas para la opinión pública; si bien tiene épocas en las que lo vemos algo excedido de peso y con el pelo un poco desprolijo, del Toro nunca pierde su encanto, que lo lleva a ser uno de nuestros elegidos. A pesar de su historial provocador, la llegada de la hija que tuvo junto a Kimberly Stewart, Delilah, mostró su lado más sensible y tierno. La relación con Stewart fue fugaz y nunca llegó a ser demasiado comprometida, aunque hoy tienen un vínculo cordial gracias a la niña que, físicamente, es igual a su papá (¡hermosa!).

 

 

Javier Bardem

Es el miembro más joven de una familia vinculada a la escena española. Su primera aparición en la gran pantalla fue en El pícaro, cuando apenas tenía seis años. Bardem combina una extraña mezcla de dureza y fragilidad, y por eso nos encanta. Con sus rasgos atípicos y ayudado por un físico privilegiado, a sus 48 años sigue en la cima de la pirámide de los galanes españoles. Pese a su fama de hombre de carácter fuerte y hosco con las revistas del corazón, sus amigos lo describen como un tipo afable, sensible y humanitario. Se enamoró de Penélope Cruz en el rodaje de Vicky, Cristina, Barcelona, convirtiendo los besos de la ficción en una gran historia de amor real. Aunque esos besos nunca superarán las eróticas escenas que protagonizaron en Jamón Jamón, el film de Bigas Luna. La pareja decidió dar el sí en julio de 2010 en una boda secreta celebrada en Las Bahamas, de la que solo trascendió el detalle de que Penélope llevaba un vestido de su amigo diseñador John Galliano. Tienen dos hijos, Leo de 6 años y Luna de 4. En este caso, el galán parece no estar disponible para aventuras ni romances pasajeros. Javier Bardem y Penélope Cruz están filmando juntos la película Todos saben en la que también actuará su gran amigo Ricardo Darín.

 

 

Vincent Cassel

Sus ojos celestes, casi transparentes se destacan en su cara angulosa. La relación con la prensa de este francés de 50 años siempre ha sido difícil y esto está vinculado a su nulo interés en hablar de su vida privada. “Nunca hablo con la prensa si no tengo nada que vender”, dice simple y llanamente. “No me interesa contar qué he almorzado ni dónde he pasado mis vacaciones familiares”. Su lugar de sex symbol lo llevó, de todas maneras, a convertirse en una obsesión para la prensa rosa en 1999, cuando se casó con Mónica Bellucci, a quien conoció en el rodaje de L´appartement y con quien tuvo dos hijas. El matrimonio duró hasta mediados de 2013 y el divorcio cobró rango de asunto de Estado en su país natal. Sin embargo, Cassel nunca dio declaraciones al respecto y mantuvo un perfil muy bajo. Cuesta creer que aquel muchacho (no especialmente agraciado) se haya convertido en un referente hot con las arrugas bien puestas. En su cara hay algo difícil de definir que lo vuelve un feo-guapo bastante peculiar. Él mismo admitió que nunca se sintió un hombre lindo. “Es cierto que nunca me he considerado guapo. Siempre he creído que tengo una cara extraña. Pero he aprendido a aceptarme y a sacarme partido. En parte, porque he visto que incluso la gente más bella del planeta suele estar descontenta con su rostro. Hoy sé muy bien lo que tengo y lo que no. Uno debe jugar con sus bazas y sus defectos”, declaró Cassel en una entrevista.

 

 

Más notas de Estilo