RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Sábado 08 de julio de 2017

su bienestar

¿Es bueno comer sin gluten?

Cada vez más personas creen que hay que comer sin gluten. Los especialistas creen que se trata de una moda y explican por qué es necesario consumirlo

Por Eugenia Tavano

 
 

A esta altura ya todos nos acostumbramos a leer en las góndolas la leyenda “sin TACC”, un aviso y garantía de que determinados productos no contienen gluten. Aunque la palabra suene familiar, probablemente no todos sepan qué es. “Técnicamente, el gluten es una red proteica formada por harina, agua y la acción mecánica del amasado. Pero comúnmente se llama así a proteínas presentes en determinados cereales como trigo, avena, cebada y centeno (de ahí la sigla TACC)”, explica la licenciada en nutrición Inés Kawior, del Grupo de Trabajo Obesidad de la Sociedad Argentina de Nutrición. Hace algunos años, el término empezó a repercutir en los medios a raíz de los reclamos de las personas diagnosticadas con celiaquía, una enfermedad autoinmune que genera una mala absorción de nutrientes a causa de una lesión en las paredes del intestino delgado, provocada por algunas de las proteínas presentes en dichos cereales. Entre muchos otros síntomas, esta condición puede provocar diarrea crónica, estreñimiento, distensión abdominal, vómitos y especialmente en los niños, pérdida de peso y retraso del crecimiento. También existen otras patologías relacionadas como la alergia al trigo, sensibilidad no celíaca e intolerancia al gluten.

 
Dejar de consumir gluten se convirtió en una moda asociada a la tendencia de evitar las harinas. 

Hasta aquí, hablamos de cuadros clínicos bien concretos. ¿Pero existe algún motivo para que aquellas personas que no padecen ninguna de estas enfermedades dejen de consumir productos con gluten? “No –dice categóricamente la especialista-. Es una moda sin ningún asidero científico y que de alguna manera viene de la mano de la tendencia a evitar las harinas. En general, lo que vemos es que estas nuevas tendencias responden más a una necesidad de generar novedades, pero no existen fundamentos que las respalden”.

 
Sustitutos del gluten de izq. a der.: quinoa, arroz integral, amaranto, sorgo, mijo, trigo sarraceno y teff. 

De hecho, desde el punto de vista nutricional, como toda proteína, el gluten aporta aminoácidos. Y los alimentos que lo contienen (panificados, galletas y harinas blancas o integrales, pastas) poseen además otras sustancias necesarias como vitaminas (sobre todo las del grupo B), oligoelementos y almidones. Si bien en la dieta se los puede suplantar por pseudo cereales como chía, amaranto o quínoa y por féculas de arroz o maíz, entre otras, Kawior advierte que hay que tener mucho cuidado en “cómo se los combina y en qué medida se reemplazan unos por otros para que no se produzca un desequilibrio”. La conclusión es simple: si no existe una contraindicación médica explícita “no hay ningún motivo por eliminar estos alimentos que forman parte de la dieta normal”. Otro beneficio del gluten es que ayuda a que las masas sean más aptas para la panificación. Vale aclarar también que muchos productos industrializados contienen gluten: entre otros, salsas, snacks y golosinas. Por eso es importante que se los identifique con la leyenda "sin TACC", ya que una persona celíaca puede tener manifestaciones ante la ingesta de cantidades mínimas de esta proteína. Hoy, varios laboratorios de cosmética fabrican shampoos, cremas y otros productos libres de gluten, aunque la absorción de esta sustancia a través de la piel es mínima en relación a la que puede darse a través de los alimentos.

Mitos y verdades sobre la proteína de la discordia

Solo e 1 por ciento de los argentinos son celíacos. Sin embargo, en los blogs, en la web o a través de las redes sociales se desató una campaña que puede provocar confusión. Despejamos algunas dudas

¿El gluten, engorda? No más que cualquier proteína.

¿Provoca mareos, ansiedad, cánceres digestivos o enfermedades estomacales? No, ninguna de esas afecciones.

¿Puede dar alergia? Solo en personas predispuestas.

¿Los productos sin gluten llevan más azúcar o grasas añadidas? Sí, para lograr las características deseadas en los amasados.

Más notas de Bienestar