RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Martes 28 de febrero de 2017

su editorial

¿Querés ponerle fin a la violencia contra la mujer?

Terminemos con el machismo. Empecemos a cambiar nuestro modo de pensar

 
 

 

Nuevamente celebramos el mes de la mujer. Esta vez, además de contar historias que nos llenan de orgullo, queremos levantar la voz más fuerte que nunca en contra de la violencia de género. Concientizar e impulsar el cambio cultural que se necesita para que algun día podamos decir que logramos terminar con este flagelo.

En los 106 números que llevamos publicados, hicimos cientos de notas sobre el tema, pero esta vez decidimos profundizar en nuestra parte responsable como sociedad. Porque aún quienes estamos en contra del machismo, todos los días, decimos, pensamos o alentamos actitudes que colaboran con la idea de que el hombre tiene cierta superioridad sobre la mujer.

Es un problema cultural, tan instalado que resulta imperceptible; sin embargo, genera enormes daños. “La violencia física no es el principio del problema, es el final”, nos dice Ada Rico, fundadora de La Casa del Encuentro, quien nos asesora sobre cómo sumarnos a la causa. “Mucho antes del golpe hay un amplio abanico de creencias que casi nadie se cuestiona, pequeñas manifestaciones de machismo que se reproducen en todos los ámbitos de la vida. Es muy importante que identifiquemos estas actitudes”, reflexiona y hace especial hincapié en que los hombres no pueden ser excluidos de este debate y las mujeres debemos asumir que también somos parte del problema.

¿Cómo podemos ayudar a combatir la violencia contra la mujer?

No enseñando a nuestros hijos varones que “es normal” que sean agresivos.

No tratándolos con privilegios con respecto a sus hermanas.

No soportando malos tratos de nuestros maridos porque están cansados o tienen problemas.

Reclamando nuestro lugar en el trabajo sin miedo, etc., etc.

La idea no es que seamos iguales (sería aburrridísimo), sino que tengamos los mismos derechos.

Por supuesto que seguirán existiendo los enfermos, los abusadores, los golpeadores y los asesinos, pero ya no les resultará tan fácil si una sociedad entera los señala con el dedo. Mientras que hoy, con dolor, debemos reconocer que son muchos los jueces, los policías, los políticos y los ciudadanos comunes que enfermos de machismo miran para otro lado mientras miles de crímenes quedan impunes y los asesinos siguen libres o salen de la cárcel mucho antes de cumplir sus condenas, solo para volver a matar.

Las invito muy especialmente a debatir en nuestras redes sociales y a cuestionarse, junto a sus familias y amigos, en qué aspectos debemos cambiar nuestra forma de pensar.

Recuerden que todo lo que el mal necesita para triunfar es que las buenas personas se mantengan al margen.

Agradezco enormemente a Ricardo Darín, Maju Lozano, Lali Espósito, Axel, Soledad Pastorutti y Julieta Ortega, talentosos artistas, almas sensibles y comprometidas que se sumaron a la campaña contra la violencia de género que verán en nuestras redes y en LN+, y de la cual esperamos muchos se hagan eco.

Y para ellas, las que sufren maltratos, una vez más, mi mensaje es que no están solas, que denuncien, que pidan ayuda..

Más notas de Editorial