RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 06 de febrero de 2017

su lectura

5 mandamientos para una primera cita

Nuestra columnista comparte sus claves para sortear con éxito una primera salida romántica. ¡A divertirse en el mes de Cupido!

Por Maju Lozano  |   Ver perfil

 
 

 

El verano se lleva muuuuuy bien con el amor. Como se dice en gastronomía, hacen un buen maridaje. A esta combinación perfecta le podemos agregar un ingrediente más: las vacaciones. Ahora sí que tenemos un lindo trío para arrancar el 2017.

Una anda más relajada, más suelta de cuerpo, más descansada y lista para conocer a alguien, ¡porque la vida siempre da sorpresas! Pero qué hacer si la cita llega. Si ese señor o señorito que venimos relojeando en la playa o ese amigo de un amigo que se separó; o el hermano de tu amiga que mirás desde que tenés 15 o el que atiende en el bar nuevo que abrieron hace poco cerca de tu casa; o ese pibe con el que coincidís hace meses en el tren o el que marcaste en Tinder o ese amigo olvidado que te habló en Facbook; o tu vecino nuevo o ese que te sacó el teléfono en la góndola de congelados o ese amigo de tu amigo que viste en una foto en Instagram y él vio una tuya y pidió por fin tu teléfono, finalmente te invita a salir... Si cualquiera de ellos te pide una cita... seguramente primero entrés en estado de shock. Así que amiga, antes que nada: relax; “que no panda el cúnico”. Lo esencial es estar cómodas. Por eso, mi primer consejo: ¡ponete ropa con lo que realmente te sientas indentificada y segura! Pero ojo, tampoco tan de entrecasa como para salir con el remerón que usás para dormir. Lo que digo es que te vistas de vos, que no trates de meterte en ese vestido apretaaaaaado que no usaste nunca, que apenas te deja respirar y que ante el primer canapé de más explotará por los aires dejandote semi en bolainas. La clave es simple: linda y cómoda.

Segundo: elegí vos el lugar. A mí me va mejor sentirme de local, conocer qué se come, saber que los precios son razonables, porque convengamos que si tenemos la suerte de que él pague, tampoco lo vamos a hacer embargar por un trago y un fino colchón de hojas verdes. En todo caso, eso lo vamos viendo más adelante. Jajaja, ¡no, mentira!

El tercer punto es elegir una comida fácil de ingerir. Es algo fundamental. No te enriedes en tallarines interminables que se chorrearán por el mentón y te salpican la ropa al segundo, y nada de pedir hojas verdes porque no da que el pibe te señale la primera vez que tenés un lechugón en los dientes. ¡Y no digas que nunca te pasó! Por eso, cada tanto andá al baño para chuequear que todo está en orden y a sonreírle al espejo.

Cuarto. Charlá de cosas relajadas, tratá de evitar de entrada hablar de política, porque si él es del equipo contrario, la cosa se puede poner asperísima; tampoco lo internes contándole de tu ex y si él saca el tema de la suya, fingí demencia, reíte como loca y cambiá de tema.

Y cinco y último. Miralo bien a los ojos y no te vayas de boca. Si quiere saber más cosas de vos, que te invite de nuevo. Un poquito de misterio puede ser un buen condimento. Pero por sobre todas las cosas sé vos. Es imposible sostener un personaje toda una noche y al fin de cuentas, si siguen saliendo, se va a ir dando cuenta de que tal perfección no existe. Mostrate libremente que lo más lindo es justamente ser un ser imperfecto lleno de vida, dale sin miedo. Todos tenemos en algún lugar alguien a quien le divierta y le haga feliz nuestra presencia, nuestras maravillosas imperfecciones. Date el lugar de preguntar y saber sobre las cosas que son importantes para vos, la escencia es lo que enamora; si eso no gusta, y sucede enseguida, la veo difícil. Pero por sobre todas las cosas pasala bien y no te olvides de que la risa es la mejor aliada del amor. Si le gustás, que sea tal cual sos, y sino... buenooooooo que vaya a su casita y se mire una serie y no rompaaaaa. Recuerden: la primera cita es clave, a divertirse que lo demás viene solo..

Más notas de Lectura