RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 02 de enero de 2017

su lectura

Benjamín Amadeo: curioso, ante todo

Se anima a los desafíos; lo suyo es puro coraje aún para levantarse de los tropiezos del amor

Por Josefina Marcuzzi  | 

 
 

 
Foto 1 de 3

Es actor, cantante, compositor y tiene dotes de imitador. Benjamín Amadeo es un artista seguro de sí mismo, de lo que es, de lo quiere y de hacia dónde quiere ir. Sorprende con opiniones sobre la vida, el amor y la realidad que lo rodea, que valen la pena escuchar.

De dónde vengo

Benjamín tiene 32 años, enormes ojos celestes y un aire de surfer californiano. Lo vimos llegar a la producción de fotos con el pelo desordenado, la ropa a cuestas y un sándwich que se había comprado en el camino. Eligió su propio outfit, decidió cómo peinarse y no quiso maquillarse. “¿En la barra, te parece?”, le sugirió al fotógrafo mientras se apoyaba allí con naturalidad... Está claro que la cámara no lo intimida.

Proviene de una familia heterogénea: su padre, Eduardo Amadeo, es político, fue funcionario, diputado y embajador en Estados Unidos. Su abuela materna huyó de la guerra de Varsovia con dos hijos a cuestas; en Francia conoció a su marido y juntos vinieron a la Argentina, donde tuvieron a Beatriz, la madre de Benjamín. En la casa de los Amadeo, donde él es el menor de 5 hermanos, se canta el feliz cumpleaños en polaco y se respeta la decisión de que cada integrante de la familia se dedique a lo que tenga ganas.

¿Qué recuerdos tenés de tu infancia?

Nací en Martínez, después viví en Boulogne y en Tigre. Tengo recuerdos felices, de una bonita infancia y buenos amigos. Era muy mal alumno y tenía pésima conducta, era quilombero. En mi casa no estaban contentos, pero no pudieron arreglarme... (risas), ahora se divierten. En ese momento era una especie de confrontación y luego, fue una búsqueda de seguridad. Ahora pienso que estuvo buenísimo tener diferencias con mis superiores, me formó mucho el carácter. Después empecé a estudiar Comunicación Social, Publicidad, Cine… No terminé nada porque siempre me costó estudiar.

¿Qué opina tu familia del camino profesional que tomaste?

Les gusta, me acompañan. Creo que no me entienden, pero están ahí, con el cariño y la incondicionalidad propia de una familia.

En tu perfil de Twitter te definís como “actante y musictor”. ¿Por qué?

Es una manera de definir el personaje en el que me he convertido: soy actor, músico, cantante y productor, todo junto. Cuando actúo, busco hacer algo con la música; y cuando canto, busco dirigir mis videoclips. Ambas cosas, la música y la actuación, están aprendiendo a convivir. Son dos espinas dorsales adentro mío que ahora se llevan bomba.

¿Es en la comedia donde te sentís más cómodo?

Es difícil hacer reír y por eso me gusta el desafío. Tengo una gran facilidad para las imitaciones, pero no puedo decidir imitar a alguien. Me sale o no me sale, no tengo disciplina para aprender. No tengo disciplina en ningún plano, jajaja. Soy muy inquieto, no sé de dónde sale, supongo que de las ganas de probar cosas. Hay algo infantil y algo de curiosidad. “El otro día leí una frase: ‘Te deseo una vida en la que te pasen muchas cosas por primera vez’. Eso me parece una gloria. Cuando sos adulto, podés perder la capacidad de sorprenderte. La clave es probar un montón de cosas.

¿Cómo surgió la idea de grabar un disco?

Vida Lejana es la culminación de algo y el comienzo de otra cosa enorme: mi carrera musical. Se gestó durante 32 años con mis historias, escritas en base a la reflexión y no a la memoria. No me quedo con la persona, el lugar o el momento, sino con lo que aprendí de cada situación.

Golpe al corazón

El amor es el tema que atraviesa todo el disco de Benjamín. Él lo define como “la sustancia necesaria para la vida”. Una sustancia que cambia de sabor de acuerdo con las circunstancias. “Escribí las canciones el año pasado, lo produje este año, y en el camino transité distintos momentos”, confiesa. El detalle no es menor: Benjamín se separó de Lali Espósito en plena producción del disco, y rápidamente su ex se puso de novia con Mariano Martínez. Las versiones de que “Todavía” fue escrita para Lali Espósito corrieron, pero él prefiere conservar el misterio.

¿Se puede saber a quién le escribiste “Todavía”?

La canción habla del impacto del amor, de la debilidad que atravesamos cuando estamos enamorados o desenamorados. Habla de no poder sobrevivir a tener contacto con ese otro. Para que este disco haya pasado, hubo mucho impacto del amor, su fuerza y su costado más trágico. Este disco es tragedia y sanación. La sanación está en la última canción, Vida Lejana, que le pide al universo una señal para seguir vivo, para buscar la felicidad.

A pesar de todo, hablás siempre muy bien de Lali. ¿Tenés una buena relación con ella?

Mi noviazgo con Lali fue un éxito para mí, realmente no me arrepiento de nada. El novelón posterior me lo tuve que fumar, son las reglas del juego, yo me hago cargo de a quién elegí. ¿Está bueno? No, no se lo recomiendo a nadie.

¿Te sentís un galán?

Nunca me instalé en ese lugar, siento que eso es el tercer cordón de todo lo que tengo para proponer. A mí me ayudó “ser lindo”, porque genera un interés, pero creo que lo importante es no quedarse ahí. Yo no conozco gente que “quiera ser galán.”

¿Cómo conociste a tu novia Martina?

En un boliche, a través de amigos en común. Ella es abogada.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

El año que viene voy a filmar, tengo dos películas en la mira; y a seguir tocando Vida Lejana, por supuesto. Es mi gran apuesta.

Ida y vuelta

Tu mayor vanidad: soy imperturbable, difícil de alterar.

Tu mayor virtud: el hedonismo.

Tu peor defecto: duermo mucho.

Un hobby: cocinar.

¿Cuántos idiomas hablás?: inglés, muy bien. Francés e Italiano, algo.

Tu actor preferido: Christopher Walken.

¿Con qué músico o cantante te gustaría o te hubiera gustado compartir escenario?: Frank Sinatra.

¿Qué te pone feliz?: el postre.

¿Qué te pone triste?: la traición.

Sos hincha de… Independiente

¿Alguna manía?: la practicidad.

Una fantasía: sexo en una isla desierta.

¿Qué tiene que tener una mujer para que te guste?: sentido del humor, es la condición fundamental.

¿Cómo es una cita ideal para vos?: con postre y vino. Después, llenar los casilleros con lo que sea.

¿Con qué mujer te gustaría pasar una noche de “permitido”?: Mónica Bellucci.

Lo mejor de tu profesión es: la libertad, en todos los sentidos.

¿Y lo peor?: lo inestable.

El secreto de la felicidad: hacer lo que querés, cómo querés. El secreto de la felicidad es la libertad y el secreto de la libertad es el coraje..

Más notas de Lectura