RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 02 de diciembre de 2016

chica del mes

Fabiana Tuñez, una luchadora contra la violencia hacia las mujeres

La presidenta del Consejo Nacional de la Mujer asegura que para erradicar la violencia de género hay que dejar de criar a las niñas como princesas y los niños como héroes.

 
 

 

“Vengo de una familia afectada directamente por la violencia de género. Mi abuela era una mujer golpeada y eso era un secreto a voces, se hablaba por debajo. Había venido desde Europa a los siete años, huyendo del hambre, y acá se casó con un argentino golpeador con quien tuvo 10 hijos. Esa historia, y el hecho de no poder hablar del tema, me marcó para siempre”, cuenta Fabiana Tuñez, histórica luchadora contra toda forma de violencia hacia las mujeres, fundadora de la Casa del Encuentro y actual presidenta del Consejo Nacional de la Mujer.

Cuando iba al secundario, Fabiana se levantaba muy temprano para leer los diarios y le interesaban especialmente los casos que, en aquel entonces, se denominaban “crímenes pasionales”. En esos años, también sufría el acoso en carne propia: en el colectivo no faltaban los hombres que aprovechaban para meter mano o que le gritaran groserías por la calle. Ante esos casos, como muchas otras, Fabiana se cuestionaba: ¿estaré provocando? Cuando participó por primera vez del Encuentro Nacional de Mujeres en 1989, entendió que no era ella ni su ropa lo que provocaba a los hombres y que la violencia de género atraviesa de forma directa o indirecta a todas las mujeres.

Cada vez más comprometida, se unió a otras dos mujeres y con los ahorros que tenían entre las tres fundaron La Casa del Encuentro, la asociación civil que desde hace casi 13 años acompaña y sostiene a las víctimas de golpeadores y a sus familias, y que impulsó varias conquistas y leyes a favor de las mujeres. En 2008, generaron el primer informe de femicidios en la Argentina, porque hasta ese entonces no había estadísticas de cuántas morían en manos de varones violentos; y los “crímenes pasionales” comenzaron a llamarse femicidios. “Hoy, una mujer es asesinada cada 30 horas en la Argentina. Sin embargo, hay unas 7 mil llamadas por mes al 144, y eso indica que se animan cada vez más a contar su situación antes del peor final, que es el femicidio”.

El año pasado, Fabiana fue convocada por el Gobierno para encabezar el Consejo Nacional de la Mujer y aceptó el desafío. Ahora, como funcionaria, ella y su equipo diseñaron el Plan Nacional de Acción, Asistencia y Erradicación de la violencia contra las mujeres. “Nuestra idea es que el plan llegue a cada mujer que sufre violencia: incluye asistencia interdisciplinaria, programas de protección integral, medidas de no acercamiento del agresor, la construcción de 36 hogares y reformas educativas para formar a varones y mujeres en igualdad y equidad en los colegios. También hay un programa para ayudar a varones violentos recuperados; pero para que sea exitoso, tiene que haber un reconocimiento de que el problema lo tiene él porque muchas veces depositan la culpa en la mujer”. Otros objetivos que quedan pendientes son la pérdida automática de la responsabilidad parental del femicida condenado y la Ley Brisa, que establece la reparación económica a hijos e hijas de víctimas de femicidio.

Este año, miles de mujeres sin distinción de edad, nivel social o ideología se encontraron en las calles de todos los rincones del país en dos marchas multitudinarias: el primer aniversario de la convocatoria bajo el lema Ni una menos y el Miércoles Negro. “Hay un reclamo fuerte al Estado para que tome cartas en el asunto y también hay una interpelación a nosotros mismos, porque quienes matan a las mujeres no son extraterrestres. Son varones. Y hay otros varones que vinieron a la marcha a decir ‘yo no soy eso’. Con esos varones tenemos que caminar, codo a codo, por un país más igualitario”.

Fabiana, que nació en el barrio de Barracas y en alguna época de su vida fue vendedora de autos, está convencida de que la cultura argentina es completamente machista y de que es necesario dejar de criar a las niñas como princesas indefensas y a los niños como héroes fuertes.

Seguramente ahí, en una nueva forma de educación, esté la clave para trabajar en una causa que a veces genera más lágrimas que sonrisas. “Cuando hacés lo que amás, las situaciones dolorosas se transforman en momentos de satisfacción. Ver una mujer llegar a La Casa del Encuentro casi doblada por los golpes y después de algunas reuniones verla erguirse, levantar la cabeza y sonreír, para mí no tiene precio”.

Estas son las cifras de femicidios en nuestro país. Detrás de cada una, hay una vida perdida, una familia destruida y una historia que no debe repetirse.

1 mujer es asesinada cada 30 horas promedio en la Argentina.

286 Femicidios en un año

Del 1 de junio de 2015 hasta el 31 de mayo de 2016.

275 Femicidios y Femicidios Vinculados de mujeres y niñas. Se llama así a los homicidios cometidos por hombres contra personas que tienen un vínculo familiar o afectivo con la mujer. En la mayoría de los casos, las víctimas son sus hijos.

216 Hijos e hijas menores de edad quedaron sin madre.

35 Femicidios “Vinculados” de hombres y niños.

108 fueron asesinadas por esposos, parejas o novios.

100 mujeres tenían entre 31 y 50 años.

66 murieron baleadas, 57 apuñaladas y 40 golpeadas.

73 fueron asesinadas en su casa y 68 en la vivienda que compartían con el homicida.

20 de los femicidas habían sido denunciados.

32 estaban sospechados de haber cometido abuso sexual contra las víctimas.

19 tenían prohibición de acercarse a la víctima.

Fuente: La Casa del Encuentro y

Fundación Avón..

Más notas de Chica del mes