RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Martes 29 de noviembre de 2016

su lectura

¿Cómo hacen las que dicen que no se esfuerzan para estar siempre espléndidas?

¿Será verdad? Aunque nos da un poco de envidia, seguimos prefiriendo los cuerpos sanos y felices

Por Maju Lozano  |   Ver perfil

 
 

 
Foto: Latinstock

“Yo no hago dietas, nunca hice, les juro que no sé lo que es y miren que como de todoooooo, jamás me cuidé. En casa, ni mi mamá ni mis hermanas se cuidaban, es genético, viste. En todo caso, si tengo un casamiento o un evento especial me cuido unos días antes y listo. Chatita, chatita como una tabla de planchar. ¿Gimnasia? Nahhhh. Una vez fui y después no volví más. Todas las mujeres de mi familia tenemos piernas flacas y largas, no sé lo que es ir al gimnasio ni salir a correr. Yo nadaba de chica por eso tengo esta espalda, pero después nunca hice nada…”.

“Ni una gota de maquillaje, apenas un poquito de máscara. ¿Esta piel de porcelana? Ni idea, porque ni cremas me pongo. Sí, sí, parezco maquillada, pero te juro que un poquito de rubor, algo en los ojos y listo”.

“Una vez cada tanto me hago una limpieza de cutis, cuando me acuerdo porque soy recolgada. ¡No!, yo no le doy mucha bolilla a la ropa. Me sale así, un jeans, una camisa blanca, unas chatitas, algún que otro collar y listo, a la calleeeeee”.

“No sé, te juro, miro revistas de moda, pero no presto atención, como que abro el placard y me sale natural combinar así”.

Mujeres flacas por naturaleza, con panzas chatas, piernas largas, divinas; caras lavadas, con solo dos gotas de maquillaje; looks parisinos, londinenses, como si nada, aunque parezcan salidas de la revista Vogue. Y así, a cientos de amigas, a miles de mujeres, que aunque parezcan de alta costura o parte de un blog de moda, les sale así. ¿En serio? ¿Es real?

¿De verdad no se cuidan en las comidas? ¿De verdad es genético? ¿De verdad esa manera de vestir es natural? ¿Les creo que es solo rimel y un poquito de rubor?

Entiendo que en muchos casos sí, ¿pero realmente todas? O será que pasan horas y horas frente al espejo y son unas verdaderas esclavas de la moda; o tal vez se viven cuidando en busca del cuerpo perfecto y cueste lo que cueste, porque lo importante para ellas es estar flacas.

Las que dicen que se ponen lo primero que encuentran y parecen salidas de una producción de modas; las que parecen a cara lavada, pero tienen un maquillaje sutil y perfecto; las que dicen que no hacen gimnasia, no se cuidan y tienen un cuerpo envidiable… ¿Será tan así?

Me gusta la idea de los cuerpos reales, sanos. ¡Hasta cuándo las mujeres vamos a ser esclavas de la imagen, de la juventud eterna! Hasta cuándo vamos a correr detrás de cualquier tratamiento para ver si la junventud se queda para siempre. Hasta cuándo vamos a luchar contra lo imposible.

Qué agotador, qué poco natural, qué manera de exigirnos cada vez más al divino botón. Dietas extremas, tratamientos imposibles... Yo prefiero los cuerpos saludables y queribles por nosotras mismas, ser felizmente reales. Cuerpos llenos de vida, rebosantes de placer y aceptación. Yo voto por cuidarnos, vernos lindas y sentirnos bien, pero sin exigencias. ¿Quién se suma a esta plegaria?.

Más notas de Lectura