RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 21 de noviembre de 2016

su lectura

Alessandra Rampolla: juegos divertidos para parejas

Evitar la rutina, salir de ella o reavivar la pasión son algunas de las preocupaciones más frecuentes. Propuestas para animarse a romper con la monotonía

Por Alessandra Rampolla  |   Ver perfil   |  Universo Alessandra

 
 

 
Foto: Ariel Escalante

El día a día es el matapasiones más efectivo que conozco. De hecho, es un tema que abordo en mi libro Juntos y revueltos, ¿para siempre? De buenas a primeras, nos encontramos en una pareja completamente deserotizada y nos preguntamos: ¿cómo sucedió? ¿Cómo es que llegamos a esto? Pues, si miramos hacia atrás, veremos que hemos recorrido un laaargo camino lleno de encrucijadas en las que no siempre hemos priorizado a la pareja. Tranquilas… Hay un montón de cosas que se pueden hacer para no llegar a ese punto e incluso para salir de ese lugar. Y en este caso en particular, les voy a contar qué cositas pueden hacer en la cama para no caer siempre en el mismo repertorio sexual e impartir variedad.

El sexo es un juego de adultos, y los juegos sexuales deberían estar a la orden del día porque son un poderoso aliciente que alimenta nuestro deseo y nuestra imaginación. Y como no hay órgano sexual más potente que el cerebro, cuanto más estimulado se encuentra, más ganas tenemos de sexo. Entonces, ¡no lo demoren más! ¡Ha llegado el momento de jugar!

Juego de naipes: seguramente la mayoría de ustedes conozca de qué se trata el strip poker. En esa versión del juego de naipes, los jugadores deben ir quitándose sus prendas a medida que van perdiendo. Ustedes, en casa, pueden jugar con su pareja al juego de cartas que más les guste, con la condición de ir desnudándose cada vez que pierden una mano. Les recomiendo ponerse en clima con velas, comida rica, un vinito y lencería sexy. ¡Puede ser un muy buen plan para un sábado a la noche! Incluso, pueden complacer a su pareja con alguna fantasía o práctica sexual favorita. Así que barajen esos naipes, hagan sus apuestas y disfruten, ¡que en este juego ganan los dos!

Body painting: ¿recuerdan que cuando éramos niños uno de nuestros pasatiempos favoritos era pintar? Pues volvamos a hacerlo, pero que el lienzo sea nuestra piel y la de nuestra pareja. Se pueden usar pinturas para body painting o algún make up. Explórense mutuamente, dando rienda a sus dotes artísticos. Es una forma muy original y sensual de juego previo.

Caperucita y el lobo feroz: ¿escucharon hablar de los juegos de rol? Son esos en los que asumimos el rol de otra persona o de un personaje de ficción. Por ejemplo, si ustedes son Caperucita, su pareja será el lobo. Cuanto mayor sea la puesta en escena, más poderoso será el juego. Por eso siempre recomiendo usar disfraces o alguna cosita propia del personaje, y preparar el ambiente en la medida en que la fantasía lo permita. ¡Atención chicas! Anímense a usar una peluca. Verán que es mucho más fácil sentirse “otra”, y aprovechen para seducir a su pareja como si fuera la primera vez.

Descubre los puntos: para este juego necesitan usar un perfume. Lo ideal son los aceites con esencias, para que al final del juego se hagan con su pareja un masajito de esos que elevan la temperatura. ¿Cómo se juega? Uno de ustedes dos se coloca pequeños puntos de perfume en ciertos lugares del cuerpo y el otro deberá descubrirlos. El roce de la naricita de nuestra pareja recorriendo nuestro cuerpo es una experiencia supersensual. ¡Y mucho más en las zonas erógenas! Si quieren, pueden agregar “premios y castigos” cada vez que se acierta o no un punto del cuerpo, para hacerlo más interesante.

Pégame y llámame Marta: a la mayoría de las personas la idea de dominar o ser dominada le resulta muy excitante. Los juegos que incorporan aspectos de dominancia y sumisión podrían ser descriptos como juegos de ataduras, dominancia y sadomasoquismo. La intensidad con la que se juega dependerá de los gustos de cada uno y de la experiencia. Para empezar, les recomiendo que usen unas esposas para atar las manos y un pañuelito de seda para vendar los ojos. Quien asuma el papel dominante podrá “jugar” con el cuerpo de su pareja hasta enloquecerla de deseo. En este tipo de juegos es necesario tener mucho cuidado y hacer caso a lo que dice quien asume el rol sumiso. Incluso, muchas veces, es común tener una palabrita de seguridad que signifique “basta”. El juego debe terminar si deja de ser placentero.

Saboréame: esparzan crema o chocolate líquido sobre las partes más erógenas de su cuerpo, aquellas que más les gusta que les besen y acaricien. El juego es que su pareja las coma a besos y no pare hasta que las haga estallar de deseo.

Recuerden que la cama no solo debe ser una espacio sensual y erótico, sino de diversión. Anímense a proponer cosas nuevas y a aceptar aquello que les propone su pareja. Dejarse llevar puede ser muy divertido. Nuestra expresión sexual es un juego de adultos, ¡y lo mejor es que se la pasa muy bien!.

Más notas de Lectura