RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 05 de agosto de 2016

su bienestar

Tips para reencontrarte después de los 50

El climaterio es una etapa que puede ser muy enriquecedora si estamos atentas a los cambios y a todo lo que podemos hacer para sentirnos mejor. ¿El desafío? Reinventarnos en medio de la revolución hormonal.

Por María Paz Berri  | 

 
 

 

¿Cómo querés vivir la mitad del resto de tu vida?”, fue la pregunta que nos disparó esta nota. Es que si tenemos en cuenta que la esperanza de vida aumentó a casi 80 años en las mujeres, a los 50 •cuando entramos en la menopausia•, todavía nos queda un largo camino por recorrer. Para muchas es una etapa “traumática”. Para otras, la oportunidad de indagar sobre sus ganas, historia, deseos, y poner en marcha tantos proyectos y actividades relegadas durante la crianza de los hijos y la mayor etapa laboral.

¿Por dónde empezar? Además de los chequeos de rutina, es importante que veamos cómo nos sentimos, si estamos siendo acompañadas, qué pasa con nuestra pareja, cómo nos vemos frente al espejo, si tenemos deseo sexual y si nos gusta lo que estamos haciendo. Porque si pensamos un segundo, hoy las mujeres en edad de menopausia estamos muy lejos de ser aquellas abuelas que se sentaban en una silla mecedora dispuestas a tejer por el resto de sus vidas. En la actualidad, solemos tener un espacio laboral, desarrollar alguna actividad creativa, estudiar, hacer ejercicio físico, viajar, estar en pareja, juntarnos con amigas y más.

Te contamos cuáles son las áreas donde más vas a notar los cambios y todo lo que podés hacer para vivirlos con la plenitud que merecés.

Salud

Las fluctuaciones de las principales hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) generan cambios físicos durante el climaterio. Los estrógenos tienen como blanco de acción muchos órganos, por lo tanto su disminución genera múltiples síntomas: irregularidad menstrual, sofocos, sudoración nocturna, sequedad de piel y mucosas, trastornos del sueño, incontinencia urinaria y cambios en el humor, entre otros. La piel se torna más fina, seca y menos elástica. El pelo del cuero cabelludo presenta menor densidad. Sumado a esto, dos problemas de salud muy frecuentes suelen afectar a las mujeres luego de la menopausia: la osteoporosis (descalcificación ósea que incrementa el riesgo de fracturas) y las enfermedades cardiovasculares.

 

Para llevar una mejor calidad de vida, es sumamente importante realizar controles médicos periódicos. La visita al ginecólogo es primordial a fin de realizar los estudios de rutina. Además, el médico de cabecera solicitará los estudios necesarios para chequear el estado cardiovascular (tensión arterial, perfil lipídico, etc.) y óseo (densitometría, etc.). Hay más: también es una etapa en la que se producen cambios en la composición corporal: aumenta la masa grasa y disminuye la masa muscular. El resultado es un aumento de peso. Por eso, la alimentación será un punto clave para evitar el sobrepeso. ¿Qué tener en cuenta?

  • Evitar el consumo de harinas refinadas como pan, galletitas, productos de panadería.
  • Evitar el consumo de grasas de origen animal como productos lácteos enteros, manteca, crema, embutidos.
  • Cereales y derivados: escogerlos integrales por su aporte en fibra.
  • Ingerir frutas y verduras con variedad de colores y texturas.
  • Lácteos: debido al aumento del colesterol durante la menopausia, se recomienda tomarlos descremados.
  • Proteínas (carnes magras, pescados y huevos): es preferible escoger los pescados azules como atún, sardinas, anchoas y salmón, entre otros.
  • Tomar tres litros de líquido por día: agua, aguas saborizadas, caldo, infusiones.
  • Realizar las cuatro comidas: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Evitar el picoteo.

Emociones

Existen otros hechos que acompañan el momento de la menopausia y generan cierto desequilibrio emocional: el crecimiento y la salida del hogar de nuestros hijos (síndrome del nido vacío), el no haberlos tenido y saber que ya no será posible (la menopausia pone en evidencia el fin de una etapa de posible maternidad biológica propia, dando lugar a una instancia de duelo y aceptación), envejecimiento de los padres, la situación laboral y personal, entre otros.

Pero no todo es tan crítico. En la menopausia las mujeres cerramos una etapa y damos lugar al nacimiento de otra. Se trata de una nueva instancia que esconde la posibilidad de plenitud, capacidad de trabajo, crecimiento emocional y espiritual. Es una oportunidad para hacer todo aquello que siempre quisimos y no pudimos por diferentes razones. Los proyectos pospuestos por falta de tiempo encuentran su espacio, y aquí las actividades lúdicas y creativas como tejer, bordar, escribir o sacar fotos son una excelente propuesta para “desconectarnos” de los problemas, relajar, aliviar el estrés, compartir un espacio con otras personas, e impulsar la creatividad dormida.

Propuestas de talleres:

  • Fotografía con Smartphone: workshop de fotografía y edición de fotos con celular. Clase teórica y práctica de cuatro horas + un break para tomar un té ($650, Dolores Mendilaharzu/ instagram/dolores_mendilaharzu).
  • Tejido al crochet: propuesta de cuatro clases para aprender los puntos básicos y aplicarlos en objetos decorativos ($880 con materiales incluidos). También hay talleres para quienes ya conocen el oficio pero quieren sumar más trucos y secretos. Zona: Congreso, CABA (Punto y Aparte Crochet/ instagram.com/puntoyapartecrochet).
  • Bordado: taller para aprender a crear diseños propios bordando, y así poder decorar prendas y objetos. Se aprenden los puntos básicos y raíces de los demás: hilván, cadeneta, sobrehilado, coral, espinilla, cordoncillo partido y realce. Además, las clases tienen un espacio de relajación y concentración. Zona: Caseros ($250, Titi Macedo/ www.facebook.com/tequieromuchobordados ).
  • Lettering: curso para aprender las nociones básicas de escritura, la composición de las letras y su manera de relacionarse con otros signos alfabéticos. La idea es empezar a dibujar palabras con estilo caligráfico moderno. Zona: centro, Capital Federal ($850 el módulo de tres horas, Agus Patrón/ www.aguspatron.com ).

Pareja y vida sexual

 

Es una etapa de muchos cambios. La mujer pierde lubricación y humedad en la vagina, por lo que las relaciones sexuales se tornan más difíciles y dolorosas. También decae el deseo e interés sexual, como consecuencia de la baja de estrógenos. Así es como muchas veces los encuentros sexuales se van aislando, el varón se siente insatisfecho y comienzan los problemas de pareja. Para superar esta etapa se necesita mucha comprensión. La mujer siente miedo a todos los cambios, y el apoyo del hombre es fundamental para pasar este momento en el que el desequilibrio desestabiliza. La intimidad cambia: ya no es un sexo desenfrenado sino más bien amoroso: de caricias, miradas, afecto, abrazos, donde la pareja se concentra en las sensaciones y en la estimulación de otras zonas del cuerpo. Un juego sexual interesante, si la mujer se siente sofocada o con calores, es bañarse juntos. Otro punto importante es recurrir al uso de geles lubricantes cuando se tienen relaciones sexuales con penetración.

Belleza

La piel no olvida, cuenta de forma completa nuestra historia, risas, penas. A través de las arrugas y líneas de expresión, registra las largas horas bajo el sol y los paseos en invierno con el frío en el rostro, así como el trabajo duro. Ningún otro órgano cuenta más sobre la propia vida. ¿Cuáles son los cambios que más notamos en esta etapa? La pérdida de luminosidad, elasticidad, densidad. Además, flacidez, arrugas y deshidratación cutánea (debido a la reducción de la secreción por parte de las glándulas sebáceas). Y en algunos casos hiperpigmentaciones (manchas).

Por eso es fundamental recurrir a productos cosméticos formulados con activos que trabajen sobre la densidad, el volumen y el tono apagado. Uno de ellos es Trylagen, que logra el aumento del grosor de la dermis y que contiene calcio, un ingrediente muy importante a reponer en la posmenopausia (actúa en la síntesis, formación y degradación del colágeno). Otros de los más indicados en sus diferentes vehículos (soluciones, geles, sueros, emulsiones y cremas) son: vitamina A, E, C, ácido lipoico, aceite de oliva, extracto de caviar, selenio, silicio, xantinas y coenzima Q10..

Más notas de Bienestar