RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Martes 15 de marzo de 2016

su belleza

Cómo estimular tu olfato

Hay una amplia línea de cosméticos que recrean los aromas de la naturaleza y actúan directamente sobre nuestras emociones. Desde lavanda hasta té verde o bambú, conocé sus múltiples beneficios

Por María Paz Berri  | 

 
 

 

Desde hace tiempo muchas de nosotras estamos volviendo (o intentándolo al menos), a lo natural y casero. Una búsqueda que tiene que ver con "regresar a la esencia". Y la cosmética no queda al margen: ya no nos basta con que el producto cubra una necesidad para la piel, también buscamos que sea natural, con aromas que recarguen el espíritu y nos hagan sentir más felices.

En respuesta a esto, fueron surgiendo marcas como La Pasionaria, Kiehl´s, Loccitane, Brood, Weleda, Universo Garden Angels –entre otras–, que trabajan a partir de elementos naturales, con propuestas que cuidan el medio ambiente, despiertan las emociones y les dan un importante lugar a los aromas como generadores de emociones: geles de baño, jabones, aceites y cremas de ducha son algunas de las propuestas.

Es que el universo de los perfumes no tiene límites. Muchos nos trasladan al jardín de nuestras abuelas, reviven tardes de plaza o en el campo (a veces hasta recordamos el preciso instante en el que cortamos la fruta de un frutal), nos hacen viajar a la infancia, o nos llevan a la cocina de nuestra madre una tarde de lluvia. Todo puede pasar.

¿Cómo se explica esto? El olfato es un sentido que se vincula con las zonas del cerebro asociadas a la memoria y las emociones, y con regiones primitivas y profundas de la corteza cerebral. Así, un olor puede desencadenar instantáneamente sentimientos, emociones o un lejano recuerdo. Porque quien huele es el cerebro, no la nariz (que tiene la función respiratoria, no olfativa).

Bendito olfato

"Los hombres podían cerrar los ojos ante la grandeza, ante el horror, ante la belleza; y cerrar los oídos a las melodías o a las palabras seductoras, pero no podían sustraerse al perfume", detalla el escritor alemán Patrick Süskind en el libro El Perfume, en donde narra la historia de un hombre con un don olfativo increíble.

Tal vez inspiradas en esta premisa, las marcas beauty buscan recrear las notas más atractivas (relajantes, calmantes, armonizantes y alegres) en sus cosméticos. Es un viaje de ida. Sólo basta con conocer cada uno de los beneficios de los ingredientes que nos regala la Madre Tierra, para empezar a soñar, a seducir y a despertar miles de sensaciones.

El poder de los aromas

Lavanda: sedante y descontracturante. Equilibra la energía. Atrae la buena suerte. Diluido en un agente que haga de vehículo (aceite de almendra, girasol, cremas, etc.) es un excelente emoliente y contribuye a la regeneración celular.

Vainilla: ayuda a disolver la frustración. Aporta energía. Aviva el amor. Induce a la armonía. Rememora la infancia.

Eucalipto: elimina la depresión y la nostalgia. Aumenta la energía y neutraliza las energías negativas. Favorece la concentración. Atrae bienestar.

Jazmín: promueve el amor, la armonía y la paz. Genera ideas positivas. Confiere seguridad. Atrae prosperidad. Calma los dolores de cabeza y el insomnio. Afrodisíaco.

Rosa: aleja la melancolía, la aflicción y la angustia. Ideal para procesos de sanación. Estimula el amor.

Gardenia: genera bienestar y fuerza para salir de un problema.

Azahar: a nivel emocional alivia la ansiedad crónica y el estrés. Revitaliza la autoestima, combate la apatía general. Sobre la piel (a través de un agente vehicular), contribuye en la regeneración de células cutáneas y mejora la elasticidad.

Ylang ylang: ofrece buenos resultados en el tratamiento de trastornos emocionales derivados de la falta de seguridad en uno mismo, alivia el pánico y la ansiedad.

Bergamota: eleva el espíritu, refresca y relaja. Es muy útil para casos de depresión, ansiedad y tensión.

Cedro: posee efecto sedante indicado para el estrés.

Geranio: es antidepresivo y relajante. Restaura y estabiliza emociones.

Té verde: apreciado por aliviar la fatiga y deleitar el alma. Suaviza, hidrata e ilumina la piel.

Cítricos: transmiten alegría. Despiertan y estimulan..

Más notas de Belleza