RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 22 de febrero de 2016

su belleza

Conocé el poder del sérum

Es ideal como tratamiento antiage, potencia los beneficios de las cremas de cara y es el perfecto aliado para un make up duradero, fresco y natural

Por María Paz Berri  | 

 
 

 

En verano buscamos productos de belleza para la cara que sean ligeros, se absorban rápido y trabajen en profundidad. Por eso, los sérums son ideales para usar en esta época del año, ya que poseen una alta concentración de activos, no dejan ningún residuo graso sobre la piel (se formulan con siliconas que brindan un aspecto sedoso), son de fácil aplicación y de rápida penetración. Además constituyen una buena base para una pantalla solar o un maquillaje cubritivo.

La clave de su éxito es que se formulan con múltiples activos muy concentrados que dan mayor respuesta a los problemas más difíciles de tratar como bolsas y ojeras, arrugas y flacidez. No reemplazan a las cremas hidratantes sino que ayudan a potenciarlas y se colocan debajo de estas.

Para obtener un mayor beneficio, la cara debe estar libre de impurezas y maquillaje (con leche, gel o espuma de limpieza). Luego, se recomienda colocar un tónico o loción micelar que saque cualquier residuo y tonifique el cutis. Una vez que el rostro esté limpio, se puede aplicar el sérum con los dedos, haciendo un masaje facial (con ambas manos) y movimientos largos en forma de barrido desde el centro del rostro hacia afuera. Por último, la crema de día con factor de protección solar o la de noche habitual.

Al igual que las cremas, y como muchos otros productos estéticos, hay un sérum para cada necesidad:

Antiedad: compuestos por péptidos y lipopéptidos. Sus ingredientes poseen activos antioxidantes como los polifenoles, las vitaminas y los extractos naturales del reino vegetal.

Hidratantes: tienen ácido hialurónico, urea y emolientes como las siliconas cosméticas. Poseen mayor proporción de lípidos, como aceite de argán, aceite de oliva, aceite de girasol, etc.

Reafirmantes: su constitución se suele potenciar con minerales, subproductos derivados de algas, cafeína y silicio orgánico. Los extractos naturales como el ginseng, gingko biloba y extracto de romero refuerzan el efecto buscado.

Para bolsas y ojeras: sus péptidos específicos evitan el trasvasamiento del agua desde los capilares sanguíneos al medio intercelular. Contienen extractos calmantes como té verde, caléndula, manzanilla, la vitaminas A, E y C, y aclarantes de las manchas como el ácido fítico.

Para renovación celular: su fórmula utiliza derivados de vitamina A como el retinol, ácido glicólico, alfahidroxiácidos. Se aconseja usarlos sin exponerse al sol, ya que pueden fotosensibilizar.

Para pieles seborreicas: estos sérums poseen siliconas secativas, ácido salicílico, aceite de melaleuca, kaolín, óxido de zinc o cloruro de benzalconio para reparar y proteger la piel.

Antimanchas o con efecto blanqueador: suelen contener ácido fítico, ácido kójico, antioxidantes, etc. Siempre deben ser utilizados con la protección solar específica.

Con perlas y pimentos: en la actualidad se encuentra en el mercado una gran variedad que además de proveer activos para mejorar la piel contienen perlas que iluminan el rostro o pigmentos que enmascaran imperfecciones..

Más notas de Belleza