RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 29 de enero de 2016

su bienestar

Cuál es el mejor método anticonceptivo para vos

Las propuestas se diversificaron, son cada vez más eficaces y casi no tienen contraindicaciones. Con el asesoramiento indicado, sólo se trata de elegir el que mejor se adapte a tus necesidades

 
 

 

Pasaron ya más de seis décadas desde aquella "revolución sexual" que en los años 60 convirtió a las mujeres en dueñas de su cuerpo y su deseo; y sin embargo, cuando hablamos de anticoncepción la mayoría sigue pensando sólo en la píldora o dando por válidas teorías (o mitos) acerca de los supuestos riesgos de utilizar ese y otros métodos. Contrariamente a estas creencias, en la actualidad las mujeres disponemos de una gran buena cantidad de alternativas.

Los métodos se dividen entre los de barrera, los químicos, los hormonales y los intrauterinos. El de barrera, que es el preservartivo (masculino o femenino), debe combinarse siempre con cualquiera de los otros, porque es el único que previene las infecciones. Entre los hormonales están los combinados con estrógeno y progesterona, que pueden administrarse de forma oral, inyectable, transdérmica o vaginal. También están los que tienen sólo progesterona: se administran de forma oral, inyectable y subdérmica. Y los intrauterinos, como el DIU (dispositivo intrauterino) y el SIU (sistema intrauterino). Cada uno de ellos requiere de una determinada frecuencia de administración y esa es una de las primeras cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir. Las estadísticas arrojan que en el mundo, del 50 por ciento de las mujeres que quedan embarazadas sin quererlo, la mitad se olvidó de tomar las pastillas o pasó por alguna situación especial en la que no advirtió que la píldora perdía efecto (por ejemplo, después de una fuerte diarrea). Pero estas situaciones pueden evitarse si se elige otra opción de tratamiento.

Tomá nota

Además de un control de nuestro estado de salud, lo más importante a tener en cuenta para elegir un método anticonceptivo es la frecuencia y la forma de administrarlo. Y aunque hay muchas variantes, en general, la mayoría de las mujeres conocen las pastillas pero saben muy poco acerca de otras alternativas, como el implante subdérmico o el anillo vaginal. Y si bien conocen el DIU, no saben tanto acerca del SIU, que es un dispositivo muy similar al DIU pero que libera una hormona, el levonorgestrel endoconceptivo.

A continuación, una lista detallada de las distintas opciones:

  • Píldoras anticonceptivas: pueden ser combinadas, con estrógeno y progesterona, o sólo de progesterona. Las primeras cumplen un ciclo de entre 21 y 28 días aproximadamente y según su administración pueden permitir o no la menstruación (ver recuadro). En cambio con el uso de las segundas (como en cualquier otro método sólo de progesterona), la menstruación probablemente no se produzca.
  • Parche transdérmico: es similar a una banda adhesiva, pero más grande, que libera hormonas combinadas. Se coloca sobre la piel sin vello (en el abdomen, la espalda, etc.) y se cambia una vez por semana, siempre el mismo día.
  • Inyecciones hormonales: al igual que las pastillas, inhiben la ovulación. Se colocan entre el primero y el quinto día de menstruación. La frecuencia puede ser mensual o trimestral, y pueden tener hormonas combinadas o sólo progesterona.
  • Anillo vaginal: es un anillo de goma que libera estrógeno y progesterona en la vagina. Es muy efectivo y tiene una baja dosis hormonal. Se coloca una sola vez al mes y a la cuarta semana se lo retira para permitir la menstruación. Si no se desea menstruar, al retirarlo se coloca un anillo nuevo.
  • Implante subdérmico: es una varilla pequeña como un fósforo que se coloca debajo de la piel liberando progesterona. Se lo reemplaza cada tres años, pero se lo puede remover en cualquier momento.
  • DIU (dispositivo intrauterino): es un dispositivo de cobre que se coloca en la cavidad uterina, con una duración de entre 5 y 10 años.
  • SIU (sistema intrauterino): es como un DIU, pero de plástico y libera hormonas. Dura 5 años.

El implante, el DIU y el SIU son conocidos como Métodos Anticonceptivos Reversibles de Larga Duración (LARCS en inglés), actualmente los más recomendados por los médicos, ya que tienen una gran efectividad y una alta tasa de continuación, dado que quien lo coloca y lo saca es el profesional.

También hay que tener en cuenta al preservativo, el único método que nos protege contra las infecciones de transmisión sexual (ITS), y al levonorgestrel, el anticonceptivo de emergencia que se toma cuando no hubo protección durante una relación sexual o falló otro método. La famosa "pastilla del día después" en realidad debe tomarse lo antes posible, dentro de las primeras 24 horas, aunque se puede administrar dentro de los cinco días de ocurrido el episodio, pero cuanto más tarde se la tome, más baja es la efectividad. Y hay que tener en cuenta que no es un método abortivo sino que retrasa o inhibe la ovulación. Y se puede tomar todas las veces necesarias.

Mitos y verdades

Cuando hablamos de anticonceptivos, muchas mujeres piensan que su uso puede provocar distintas enfermedades o empeorar determinados cuadros. Sin embargo, son muy pocas las contraindicaciones para este tipo de tratamientos, e incluso muchas veces se los utiliza para mejorar cuadros ginecológicos, más allá de su función anticonceptiva. La contraindicación más común se da entre los anticonceptivos hormonales combinados: las pacientes que tienen migraña con aura, son fumadoras de más de 35 años, hipertensas o padecen trombosis deberían descartar este método y optar por un anticonceptivo hormonal de progesterona o bien cualquiera de los otros. La única contraindicación de los anticonceptivos con progesterona se da cuando la mujer tiene algún tipo de cáncer hormono-dependiente. En cuanto a los beneficios, el SIU disminuye el sangrado menstrual, por lo que resulta ideal para las pacientes que sangran en abundancia y sufren anemias. Las píldoras también se utilizan para disminuir dolores menstruales o el síndrome premenstrual.

A la hora de elegir el mejor tratamiento, es importante ir al médico y hablar sin prejuicios. El profesional debe consultarte acerca de tus antecedentes y en caso de que optes por un método combinado hormonal, es importante controlar la presión arterial. Y si vas a colocarte un DIU o un SIU, debés realizarte previamente un examen ginecológico para descartar alguna infección.

Asesoró: Dra. Marisa Labovsky ginecóloga. vicepresidente de la Soc. Arg. de Ginecología Infanto Juvenil y secretaria de la Asoc. Médica Arg. de Anticoncepción..

Más notas de Bienestar