RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 12 de enero de 2015

su belleza

Cómo lograr las cejar perfectas

Algunos tips para saber cómo mantenerlas y cuáles son los productos esenciales de esta moda

Por Paula Alvarez

 
 

Lejos quedo la época en donde las cejas eran dos finas líneas muy redondeadas sobre los ojos. Ahora se llevan tupidas y enmarcando bien la mirada.

Lo primero que hay que definir es la forma que les queremos dar. Según los expertos, cuando se tiene la cara triangular lo mejor es afinarlas un poco (sólo un poco). El grosor natural es perfecto para quienes tienen el rostro rectangular y, para las caras redondas, lo ideal es una forma más bien recta. Aunque por supuesto, todos coinciden en que siempre hay que darle prioridad a la forma que nos hace sentir cómodas.

Antes de empezar a depilar hay que medir los puntos de la ceja. Podemos hacerlo con un pincel, un delineador fino o incluso con un lápiz. Para saber dónde debería comenzar, hay un truco sencillo: apoyar el pincel recto en el costado de la nariz pasando por el lagrimal. Ese es el punto de inicio (ver dibujo 1). El arco también lo va a definir el pincel. Apoyarlo al lado de la aleta de la nariz y cruzar la pupila del ojo (ver dibujo 2). Y por último, la ceja debería terminar en el punto que se genera cuando el pincel pasa por el costado de la aleta de la nariz y por el vértice donde termina el ojo (ver dibujo 3).

 

Kit basico

Antes de pensar e incluso en sacar un solo pelo debemos tener las herramientas adecuadas. Con una pincita de depilar ¡que funcione muy bien!, un peine de pestañas, una máscara de pestañas transparente o gel para peinarlas y sombra del mismo color que las cejas por si fuera necesario rellenarlas. Si no es sombra podemos optar por los lápices que muchas de las mejores marcas ya lanzaron y cumplen la misma función.

Tip: para conseguir el peine podemos lavar uno de alguna máscara que ya no sirva. Con agua tibia y jabón.

DE CERO

Lo mejor es perfilar las cejas con pincita y mantenerlas de esta manera a medida que van creciendo. La cera es un poco traicionera y en un descuido podemos quedar como Leo García, ¡con un pedazo de ceja menos! y definitivamente no queremos eso. Además, estira la piel y con el paso del tiempo puede que ayude a que tengamos los párpados caídos. Pero en algunos casos la cera puede ser una aliada. Cuando tenemos mucha pelusa que une la parte del nacimiento del pelo con la ceja o tenemos algunos pelos en el entrecejo es aconsejable pasar cera o incluso algunas prefieren incursionar en la depilación definitiva. ¡Atención: cuando depilamos el entrecejo no debemos ir más allá de la altura del lagrimal!

¿Cómo lo hacemos? Ni para abajo, ni para arriba. Sí de forma horizontal en el sentido que crece el pelo y en línea. Nunca es aconsejable sacar al azar porque se pueden generar huecos que luego es casi imposible arreglar.

 

1. Le crayon sourcils. Lápiz de doble punta ($360, Gerlaine). 2. Cejas Styler Redifine. Redefine y rellena ($385, Dior). 3. Máscara de pestañas transparente ($47, Extreme de Farmacity). 4. Delineador retráctil. Facilita la aplicación ($42, Extreme de Farmacity). 5. Pincel para ojos y cejas. Kit x 3 (Natura, $241). 6. Dessin des sourcils. Con punta de precisión y cepillo ($355, Yves Saint Laurent).

Últimos retoques

Si los pelos son muy largos puede que quede más prolijo si los recortamos un poco. Primero se los debe peinar para arriba para que el sobrante salga por encima de la forma de la ceja y ese excedente es justamente por donde hay que pasar la tijera.

 

Una vez que tenemos la forma de ceja que nos gusta, hay que prestarle atención al color. Lo ideal es que sea lo más parecido al color del nacimiento del pelo, que siempre es un poco más oscuro que el resto de la melena. Ahora es bueno saber que no todas necesitan rellenar y, maquillar por maquillar, nunca es bueno. ¿Cómo saber si es necesario? Cuando hay huequitos, o si el pelo es muy clarito, o en el caso de que nos hayamos depilado las cejas en exceso. En este último caso puede que tengamos que pintar un poco por fuera de la forma de la ceja para dar un poco más de volumen pero siempre y cuando seamos un poco más expertas para no quedar hechas un mamarracho.

Las embajadoras

Las cejas son el marco de la cara, el arco de la mirada y acompañan la expresión de los ojos. Y muchas celebrities las supieron llevar con actitud y como una marca registrada. Estamos hablando de Audrey Hepburn y de sus cejas anchas y lineales, que con cada plano corto de la época dorada del cine se robó varios suspiros. Elizabeth Taylor, la diva de los ojos color violeta, también entendió que con sus cejas tupidas resaltaba la mirada, pero a diferencia de Audrey las llevaba más arqueadas.

 
Foto 1 de 3

Brooke Shields sólo una vez dejó que le depilaran las cejas y reconoció que parecía otra persona. La protagonista de La laguna azul no volvió a tocarlas y fue uno de los rostros más destacados de la década del ochenta. Lilly Collins, la joven hija de Phil Collins, es uno de los nuevos rostros que se adueñó de la tendencia.

Y no podemos dejar de mencionar a Cara Delevingne, la modelo que se robó el spotlight del 2014 y promete mucho más para el 2015. Su rostro felino, su melena rubia, y sus importantes cejas enamoraron a los diseñadores. La revista femenina Elle jugó a ponerle a las fotos de algunas famosas las prominentes cejas de la top. Jennifer Lawrence, Angelina Jolie, Beyoncé y Miley Cyrus, entre otras, resultaron muy graciosas. Son su marca registrada, tanto, que para el desfile de Givenchy primavera-verano 2015 le tiñeron las cejas de rubio y su cara estaba irreconocible.

Asesoró: Fabiana Pereyra del Staff de Frumboli-Estudio..

Más notas de Belleza