RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Jueves 24 de julio de 2014

su lectura

Cómo planificar y manejar la economía doméstica

¿Sos una mala administradora? ¿Te peleás con tu pareja por dinero? ¿Tenés un pequeño ahorro y no sabés qué hacer con él? A continuación, algunos consejos útiles

 
 

 
Foto: Corbis

En pareja o solas, las mujeres debemos cargar con el prejuicio de ser malas administradoras. Pero las estadísticas indican lo contrario. Virginia Porcella y Cecilia Boufflet cuentan en su libro Economía con tacos altos que "la forma que tenemos las mujeres de resolver cuestiones económicas es completamente diferente a la de los hombres; los disparadores que nos activan a tomar ciertas decisiones y no otras son diferentes; por lo tanto las habilidades que tenemos y desarrollamos en relación al dinero son distintas". Las estadísticas mundiales indican que las mujeres son responsables del 70 por ciento de las compras. Según el economista Mariano Otárola, Director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales y autor de Amor…sos la inversión de mi vida, esto sucede "porque los hombres prefieren que ellas se encarguen de las compras diarias. Aunque, en el balance, hombres y mujeres gastan en gustos propios por igual. En ellos, predomina el análisis frío y mental, mientras que ellas se inclinan más por las compras que movilizan sus emociones; y los hombres son la voz de la autoridad cuando se trata de grandes inversiones".

¿Dónde invertir tus ahorros?

- $10.000

Con esta suma hay que jugar a lo seguro. Con un 50/60 por ciento, dolarizarse vía bonos (por ejemplo los RO15, AA17) para esperar el vencimiento; 50/40 por ciento en tasa Badlar (o bien AMX9, o un FCI Badlar, o plazo fijo mensual renovable).

- $50.000

El 10 por ciento en acciones (de energía: PAMP, YPF, EDN, etc.; o bancos: GGAL, BMA, FRAN); 50/60 por ciento dolarización (además de RO15, AA17 algún dolar link de Ciudad de Buenos Aires o Chubut); 40/30 por ciento, Badlar.

- $100.000

20 por ciento DICY para tener una renta segura de 8 por ciento en USD a largo plazo, 30 por ciento en bonos dolarizados de mediano-corto plazo (RO15, AA17, USD link CABA con vencimiento 2018 en adelante, no los cortos); 10/15 por ciento, acciones para ponerle pimienta al asunto; 10 por ciento FCI de renta fija argentina (Badlar, CER, USD); para estar cubierto por cualquier cambio de política con el CER o las tasas del BCRA y seguir en la brecha ímplicita.

Planifica tus gastos

 
Foto: Corbis

Por virginia Porcella, periodista economica.

1. Visualiza tus gastos. Tené una idea clara de todos tus gastos. Hacé la lista, anotá y ordená por nivel de importancia.

2. Prioriza los pagos. De la lista anterior surgirá el monto de cada gasto y también su prioridad. Es decir, qué es más importante pagar y qué es un gasto relativamente de segundo plano.

3. Realismo. Es importante que a las proyecciones de tus gastos les apliques porcentaje de incremento, en general cercano al 30 por ciento. No sólo a los gastos cotidianos como el supermercado sino, fundamentalmente, a los gastos "estructurales": alquiler, servicios básicos (gas, luz, agua, teléfono), etc.

4. Armá tu colchón. Si tenés la posibilidad y te sobran unos pesos por mes, una buena idea para estar tranquila es que te armes un colchón en caso de que no te alcance en los próximos meses.

Cuentas claras conservan el amor

Por Mariano Otarola, economista

1. Ser comunicativos: para una convivencia financiera feliz; es saludable que nadie se guarde nada. Para entender cómo lo moviliza el dinero al otro, primero hay que escucharse.

2. Poder de adaptacion: los tiempos cambian y las situaciones financieras también. Hay épocas para gastar y otras donde hay que consumir lo justo y necesario.

3. Independencia: cuentas claras sí. Pero también permiso para tener pequeños fondos propios a gusto de cada uno. Las personas –luego de cumplir con las obligaciones del hogar– necesitamos autonomía y hasta una cierta discrecionalidad en el manejo del dinero.

4. Todos para uno: por más que uno tenga más ingresos, la administración de los fondos es una actividad compartida y ambos deben tomar la decisión. De nada sirve: "yo te dije que no era un buen momento".

Claves para el seguro de tu auto

 
Foto: Corbis

Asesoro: www.tedechicas.com, sitio sobre consumo de mujeres

A la hora de elegir un seguro para tu auto, prestá atención porque por el mismo modelo podés encontrar entre las aseguradoras una diferencia de hasta 35 por ciento en el valor de la cuota. Claro que hay que fijarse en detalle qué cubre cada una.

1. Para estar cubierta contra todo riesgo, es decir, de cualquier daño a tu propio auto, tanto si te chocan como si chocás, o cualquier otro posible incidente, la póliza a contratar es la más cara de todas. Pero las compañías te ofrecen una forma de abaratar la cuota: es la opción de contratar un seguro con "franquicia". Se trata de una cláusula en la que se establece una suma de dinero a partir de la cual es la compañía la que cubre todo el costo del arreglo del auto. Por ejemplo, si chocaste y el arreglo te sale $ 7.000 y tu póliza tiene una franquicia por $2.000, el seguro paga los $5.000 restantes.

2. Otra variante es que esa franquicia se defina en porcentaje, entre un 1 y 3 por ciento del valor del vehículo, según el tipo de auto y el acuerdo que definas con la compañía.

3. En cualquier caso, un seguro contra todo riesgo es lo más recomendable si tenés un auto de alta gama por la dificultad de conseguir repuestos.

4. La diferencia de precios entre una póliza denominada "tercero completo" (cubre el arreglo del vehículo al que choques, más granizo, cambio de ventanillas y parabrisas) y todo riesgo. La diferencia es mayor si comparás con una póliza sólo "contra terceros", que es lo mínimo exigido por ley e incluye responsabilidad civil y el daño al otro vehículo solamente.

5. Si sos mas conservadora y preferís pagar antes que correr riesgos, apuntá a las pólizas que incluyen la reposición de tu 0 KM o, como mínimo, de la llave ya que con el sistema de cierre a distancia, resulta carísima si la perdés..

Más notas de Lectura