RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 16 de junio de 2014

su belleza

Radicales libres: ¿qué son y cómo nos afectan?

La acción de unas moléculas muy reactivas pueden envejecer la piel antes de tiempo. Conocé el rol de los antioxidantes para dar vuelta la pelea

Por Marta Susavila

 
 

 

S i bien el envejecimiento se debe a un proceso natural y gradual, hoy se sabe que la pérdida de frescura y la aparición temprana de arrugas se deben principalmente a la acción de los radicales libres.

¿Que son?

El oxígeno es irremplazable para la salud, pero bajo determinadas condiciones también causa oxidación en las moléculas de las células, convirtiendo a muchas de ellas en radicales libres. Estos enemigos de la juventud destruyen a través de reacciones químicas todo lo que tocan, como el ADN o la membrana de revestimiento celular. Y sólo son enfrentados por los antioxidantes presentes en el organismos. Por eso, cuando las células presentan un exceso de radicales libres, envejecen. "El problema surge cuando se rompe el equilibrio entre antioxidantes y radicales libres. En el caso de la piel, los radicales libres atacan al colágeno y la elastina, haciendo que se pierda elasticidad y firmeza, que aumenten las líneas de expresión, que aparezcan arrugas, alergias, deficiencias del sistema inmunológico y envejecimiento prematuro", describe Silvana Gómez, Médica Dermatóloga de Monique.

¿Cómo atacan?

Por un lado están los radicales libres generados por agentes internos como el estrés, el excesivo ejercicio físico y la deshidratación celular. Por otro, los provocados por las fuentes exógenas que afectan a las células, como:

• La radiación solar (una de las mayores fuentes de radicales libres y principal causante del envejecimiento cutáneo).

• El humo del cigarrillo y la contaminación atmosférica.

• Algunas drogas como el paracetamol, la furosemida, los antibióticos y los quimioterápicos.

• Las dietas hipercalóricas, la falta de antioxidantes, el consumo de aceites hidrogenados –como la margarina–, el consumo de grasas trans, la diabetes y los procesos inflamatorios.

¿Cómo frenarlos?

Los alimentos. Los antioxidantes ayudan a frenar el proceso de los radicales libres y una buena forma de consumirlos es mediante la alimentación:

• Carotenos y vitamina A: presentes en verduras de color verde y con tintes colorados, anaranjados y amarillos, como brócoli, coles, espinacas, lechuga, perejil, batatas, calabaza, zanahoria. También están en el melón, mango, hígado, manteca, yema de huevo, lácteos y atún.

• Vitamina C: en cítricos, pimientos, coles, espinacas, coliflor, p apa, tomate, banana, ananá, manzana, melón, frutilla y kiwi.

• Vitamina E (tocoferol): en vegetales de hojas verdes como espinaca y brócoli, aceites de soja y oliva, germen de trigo, yema de huevo, levadura de cerveza y frutos secos.

• Selenio: en carne, pescados, mariscos, cereales integrales, productos lácteos, huevos, frutas y verduras.

• Zinc: en carnes, vísceras, pescados, huevos, cereales y legumbres.

• Cobre: en hígado, pescados, mariscos, cereales completos y vegetales verdes.

• Flavonoides: en frutas, vegetales, té (principalmente verde) y vino.

 
Foto 1 de 11

Los productos cosméticos. El mercado cosmético ofrece una amplia gama de productos para luchar contra los radicales libres. Los ingredientes principales son:

• Vitamina E o tocoferol: posee cualidades hidratantes y cicatrizantes, pero sobre todo es uno de los antioxidantes más potentes.

• Vitamina A (retinol) y sus derivados: ayudan a reducir y prevenir la formación de arrugas, dando a la piel una apariencia más joven.

• Coenzima Q10: un antioxidante liposoluble que previene el daño en la producción de colágeno y elastina. También es producido por el cuerpo humano y está involucrado en la regeneración de vitamina E..

Más notas de Belleza