RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 02 de diciembre de 2013

su lectura

Tendencias, ideas y novedades para que tu boda sea como siempre te la imaginaste

En esta nota te contamos todo lo que tenés que saber para un festejo inolvidable

Por Guadalupe Rodríguez

 
 

 

Cada boda es un mundo, y no solo porque cada pareja lo es, sino también porque el mundo de las bodas es enorme y muy variado, y no escapa a las modas. Si bien muchas cuestiones siguen siendo clásicas, como el vestido blanco, las fotos de los novios, el plato principal y la mesa dulce, la clave está en los detalles, cada vez más personales. Luego de aceptar la propuesta y pasar la emoción del primer momento, llega la hora de las decisiones. El primer paso es fijar qué día será la boda y comenzar a planear dónde. Para esto, es importante tener en cuenta nuestros deseos, pero también la cantidad de invitados y el presupuesto. Cincuenta invitados caben perfectamente en una casa, en un pequeño hotel boutique o en un restaurante, pero para más de doscientos, hay que contratar un salón, una estancia o pensar en una carpa si el lugar elegido es un campo.

Un poco de ayuda

La organización es la base del éxito. Los expertos dicen que ocho meses antes es un tiempo prudente para empezar. Muchas novias lo hacen incluso un año antes, pero otras tienen sólo tres meses. Cualquiera sea el tiempo disponible, todo debe funcionar. Una de las tendencias de los últimos años son las bodas DIY (Do it yourself), donde los novios realizan las invitaciones, la decoración, los centros de mesa y otros detalles, a veces ayudados por los amigos más cercanos. Dos páginas son muy útiles para elegir diseños de todo tipo como lámparas, guirnaldas de luces y números para las mesas: Party onlin e y Wedding Factory .

La moda DIY vale también para la pre-boda y existen muchas herramientas que son de gran ayuda. En los portales www.casamientosonline.com.ar y www.casarcasar.com.ar podés encontrar proveedores, consejos y promociones. Además, es posible armar la web de tu boda, administrar la lista de invitados, crear un asistente de pagos y utilizar budget, una aplicación clave para no pasarse del presupuesto. En tu smartphone, iPad o computadora, podés bajar toda la información y completar en un calendario las novedades de cada rubro. También se pueden ir subiendo a una página de Facebook o a Istagram, fotos, música, mapas y mensajes para crear expectativas. Pero a veces por más buena intención que tengamos nosotras o nuestra madre, hermanas, cuñadas y amigas, una mirada profesional simplifica las cosas, nos ahorra un poco de estrés y hasta puede hacer rendir mucho más nuestro presupuesto. Las wedding planners fueron creadas para escuchar una y otra vez a las novias, evitar que se enloquezcan con mil propuestas y asegurarles un evento a su medida, en todo sentido. Bárbara Diez, responsable de algunos de los casamientos argentinos más memorables, asegura que una alta dosis de empatía es la clave para entender el ADN de cada pareja y reflejarlo en la boda. Es bueno saber que una organizadora de eventos nos puede ayudar en el plan total, desde el minuto cero, pero también se puede contratar para la coordinación una vez que todo está elegido. Habrá que evaluar si conviene invertir en esta ayuda, que muchas veces se transforma en una ventaja, porque cuentan con el aval de los proveedores, la calidad de sus servicios, y algún que otro beneficio extra.

 

Tu lugar en el mundo

De día o de noche, muchos son los espacios donde se puede celebrar. Están los salones clásicos, como La Rural, el Hipódromo de Palermo, el Yacht Club Puerto Madero, o el Palacio Paz frente a Plaza San Martín. Alejados de la ciudad, los espacios más populares son La Terraza Eventos y Espacio Pilar; cerca de Luján, San Ceferino; también la Estancia Villa María en Ezeiza, con un patrimonio arquitectónico y paisajístico fuera de serie, y un entorno natural bucólico diseñado en 1917. Allí brindan asesoramiento y un servicio integral con todo lo necesario para una boda. Los casamientos al aire libre siguen siendo unas de las opciones más pedidas, incluso para la ceremonia. Malena Funes de M&T Ambientaciones cuenta que las novias piden cada vez más espacios verdes como estancias y jardines, como opción a la iglesia. Para darle un toque más relajado, en lugar de los bancos de misa se usan sillas Tiffany o fardos revestidos con encaje o arpillera que se ubican en semicírculo, tipo anfiteatro. Ahora bien, hay que tener en cuenta que un escenario natural no siempre es más económico que un salón. La wedding planner Mariana Philip asegura que a veces hacer una boda fuera de Buenos Aires, en un campo o en una playa, es más caro porque la logística es más complicada, y siempre se deben incluir alternativas por si el clima falla. Es así que en la lista entran carpas, grupos electrógenos y fletes.

Una tendencia que ya se usa en Europa y en Estados Unidos, y aquí está llegando tímidamente, es alquilar un teatro para casarse. Se reservan las galerías o los palcos para los invitados, se ambienta con música en vivo y en el escenario se lleva a cabo la ceremonia. En el exterior, se alquilan espacios públicos con una arquitectura llamativa, como la Biblioteca de New York que se usó en la primera fallida boda de Carrie y Mr. Big en el film Sex and the City. Hoy casi nada queda fuera de la posibilidad de convertirse en un gran escenario para una boda, ni siquiera un galpón, porque una vez elegida "la caja", la clave está en la ambientación.

El alma de la fiesta

Ahora las bodas tienen un aire informal y fresco. Pero, cuidado, que la falta de "estructuras" no implica que no estén bien pensadas y armadas. A veces, sentarse en livings en lugar de mesas complica a los invitados a la hora de comer y esto puede hacer naufragar la fiesta. Nada debe quedar librado al azar, recuerda la wedding planner María Inés Novegil. Con años de trayectoria, Gloria César apuesta a las ambientaciones elegantes, confortables y armoniosas, en lugar de las que son ostentosas. Para eso, utiliza materiales como flores naturales, detalles en papel, mesas de madera y velas que logran una iluminación cálida. Además de la moda do it yourself, la tendencia revaloriza las bodas vintage, plagadas de detalles artesanales y muy románticas. En sintonía con esta moda, el ambientador Ramiro Arzuaga utiliza fotos de casamiento de los familiares de los novios, objetos de la niñez, y elementos que hayan surgido de la relación como cartas de amor, tickets aéreos o entradas de cine para armar el espacio. Las flores siguen vigentes, también intercalar elementos antiguos en los centros de mesas (frascos, jarras, vajilla, etc.) y crear un look que parezca de exterior en el interior y viceversa, con sillones de cuero o alfombras sobre el pasto. Según Malena Funes, la recepción es el espacio para mezclar mobiliario: camas de hierro con almohadones, sillas de mimbre y sillones de diferentes estampas para recrear la sensación de estar en el living de tu propia casa. En los salones, cada metro cuenta, por eso se cubren las paredes, el piso y el techo, y se le da mucha importancia a la iluminación. Tanto al aire libre como adentro, las luminarias de todo tipo (papel, arañas victorianas, bolas de espejo) son protagonistas. El azul cielo y el plata son los colores que se vienen. También los tonos pasteles y cremas. Ya pasó de moda la mantelería oscura, o el tan usado "blanco y negro" o "rojo y negro", asegura María Inés Novegil. El azul cielo se asocia con el románticismo, y se puede incluir en la torta, en las piezas de porcelana vintage y en los arreglos florales. El color plata es elegancia y sofisticación, se adapta a las cuatro estaciones, es fácil usarlo en candelabros, ramas pintadas de plateado, velas o moños, y también se puede incluir en los zapatos de la novia o en el bouquet. Si se elige hacer una boda temática partiendo del color y mezclando los estilos o elementos, lo importante es mantener la paleta cromática. Para los más tecnológicos, se siguen usando los efectos especiales con pantallas multiscreen en 360° empapelando todo el espacio, y las pistas que cambian de color al bailar o se transforman en un espejo. Mariana Philips cuenta que también se cuelgan pantallas de led en el techo para proyectar imágenes que van arman una historia o un camino que envuelve el salón. Las cabinas de DJ siguen siendo fundamentales e interactúan todo el tiempo con la gente a través de video mapping (imágenes sobre objetos tridimensionales) y proyecciones 3D.

El placer de los dioses

 

Buena parte del éxito de un festejo está en el menú y en las bebidas. Con la calidad como premisa, se sigue eligiendo estilo finger food con dos opciones de platos calientes que se sirven en pequeñas cazuelas. Para el cóctel de recepción extendido (que reemplaza al primer plato y dura una hora y media) se colocan tres o cuatro corners de comida variada (mexicana, mediterránea, pastas, oriental, hindú y sushi), que se refuerzan con un bandejeo. Una versión más autóctona es el tapeo criollo: chorizos, matambrito de cerdo, miniprovoletas y mollejas servidas en discos de arado. El lomo, la bondiola de cerdo y el ojo de bife siguen dominando el plato principal, aunque muchos novios eligen cordero o una opción vegetariana. Eso sí, se modernizaron las guarniciones, las salsas y las reducciones. Algunos de los caterings más pedidos son Guillén, Galíndez, Eat y Malcom. El postre y la mesa dulce en muchos casos se unen y están a tono con la decoración. Igual que la clásica torta de bodas, que sigue el estilo, los colores o los detalles elegidos por la novia. Para el final de fiesta, se sirven pizzas, hamburguesas o sándwiches de lomo, medialunas con jamón y queso o churros. Una tendencia original y a la vez responsable que Novegil sugiere popularizar, es entregar vasos térmicos customizados (pueden funcionar como souvenir) con café para el regreso a casa. El vino es moda hace rato, por eso muchos novios incluyen un sommelier que guía la cata. Hay un auge de barras de tragos premium, con bartenders que ya son como rock stars, y trasladan los mejores tragos con dedicatoria incluida. Para no demorar la espera, se suelen poner varias barras en todo el salón y afuera. También, como gestos bondvivant, se incluye catering de puros o degustación de whiskies.

Cámara ¡Acción!

Las fotos y los videos son una parte muy importante de toda boda. Y a lo largo del evento, están presentes de diversas maneras. La fotógrafa Verónica Ruiz cuenta que se usan las fotos pre-boda de los novios en lugares como parques de diversiones, globos aerostáticos o canchas de fútbol y sin los trajes que usarán en el día de su casamiento. También se puso de moda la fotografía boudoir, una sesión intimista y sensual en la que se retrata a la novia en lencería o sin ropa en la habitación de un hotel, un estudio o su casa, y se genera un álbum que ella le regala a su novio en la noche de bodas. Durante la fiesta, se incluyen photo booth, sectores ambientados para sacarse fotos espontáneamente. Sirven como souvenir, es muy divertido y también dejan un registro de los invitados. Cinco Q es una de las empresas que brinda estos servicios con diferentes sets y accesorios; el costo va desde los $3000 y depende de la cantidad de fotógrafos y el tamaño de los fondos.

Luego del evento, cada vez más las novias se animan a las sesiones Trash the Dress, donde la pareja se vuelve a vestir con la ropa de la boda para retratarse en sitios insólitos como callejones, fábricas, en el agua o el barro.

Los típicos videos de la vida de los novios quedaron atrás, ahora se suelen incluir otro tipo de filmaciones. Fun Fac te propone filmar la historia de los novios como si fuera un tráiler. Y Ellas a medida es un espectáculo que mezcla canciones con anécdotas y curiosidades sobre los novios, como si fuera un álbum de fotos en vivo. Otra alternativa original y de impacto es Neón , una coreografía que se realiza en un ambiente oscuro con bailarines que llevan trajes con luces de neón. El efecto es increíble.

Pero si sos de las que a toda costa quieren un video con testimonios y recuerdos, hay que tener en cuenta que se debe proyectar en los "tiempos muertos", por ejemplo, mientras se sirve el plato principal, es mejor que sea uno bueno que varios sin demasiada producción y ¡por favor que no dure más de cinco minutos!

¡A bailar!

El protagonismo de la pistas de baile ya no se discute, por eso la música es la clave. La gente quiere bailar y divertirse, más que presenciar un show de stand up, teatro o circo. Las bandas de covers son ideales para cortar un poco con la performance del DJ. También se puede contratar una gran banda, como Los Auténticos Decadentes, Vilma Palma, Miranda! o Banda XXI, el grupo cordobés de cuarteto que es furor; será una sorpresa muy bien recibida, pero a un precio considerable. Para la recepción se puede pensar en algo más tranquilo, como un cuarteto de cuerdas, o un estilo chill out, reggae o bossa nova. Todo dependerá del gusto de los novios y de dónde quieren poner el foco de la diversión según su presupuesto.

El vestido perfecto

Nada más personal que el vestido de novia. El blanco sigue vigente pero las formas cambian según las modas. Si ya sabés cómo querés que sea, hay varios diseñadores que lo podrán hacer realidad, como Inés Duggan, Fabián Zitta, Pía Carregal o Marisa Campanella, entre otros. También está la opción de modificar un vestido que está en la familia, al estilo vintage. Y si querés ahorrar tiempo y dinero, se puede comprar usado o ready to wear. Algunas de las casas son Novias al Garage, Casa Raphia, Vestidos con Historia, Gil Antigüedades y Las Demiero..

Más notas de Lectura