RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Jueves 04 de julio de 2013

su bienestar

Dieta proteica: para perder peso y mantener los músculos

Permite perder entre 7 y 10 kilos al mes sin que quede el cuerpo flácido; También se utiliza para combatir la diabetes, el insomnio y la depresión

 
 

 

El doctor José Antonio Casermeiro Costa, médico nutricionista español, estuvo en Buenos Aires en el marco de un congreso realizado por Laboratorios Ysonut para hablar sobre un régimen que permite perder varios kilos sin descuidar la salud. Se trata de la dieta proteica, hoy por hoy el protocolo "estrella" para bajar de peso, ya que cada vez hay más evidencia de su efectividad. Las proteínas son esenciales en la formación y regeneración de tejidos (músculos, piel, huesos) y en la regulación de ciertas funciones del organismo (sistema endócrino, inmune, etc.). Publicaciones especializadas como la revista The American Journal of Clinical Nutrition analizaron recientemente el impacto que tiene la incorporación de determinadas proteínas a las dietas para adelgazar, resaltando que una de sus grandes ventajas es la posibilidad de reducir notablemente el contenido de azúcares y grasas.

Casermeiro explicó que el principal hallazgo del estudio es que "a partir de la sustitución de parte de los carbohidratos por proteínas en las dietas con bajo contenido de grasa y con calorías restringidas, se obtienen mayores beneficios. Por un lado es más rápido reducir el exceso de grasa y también se mejora la composición corporal. Además, esta propuesta tiene un impacto favorable en la circulación de los triglicéridos, y cambios positivos en la glucosa sanguínea, la presión arterial, el colesterol total, HDL y LDL y un efecto de mayor saciedad". ¿Cómo se traduce en términos prácticos esta idea? El especialista nos aclara: "Existen programas llamados de macro y de micronutrición. Los de macronutrición consisten en tratamientos para perder peso, grasa y nutrir al organismo con omegas (aceites esenciales), probióticos (alimentos que ayudan a regular distinas actividades del organismo) y vitaminas. Los de micronutrición no aportan calorías al organismo, pero tampoco tienen la meta básica de ayudar a perder peso. Son programas de cuidados antioxidantes, que ponen el acento en la prevención cutánea y de la salud". Como parte de una tendencia creciente, se trata de mejorar la calidad de vida a través de la alimentación. Los productos modificados son parte de esta avanzada, y los laboratorios más reconocidos del mundo ya ofrecen en el mercado distintas opciones: cereales, sopas, postres, bebidas, yogures, etc., que combinan micronutrientes (vitaminas y minerales) con proteínas de alto valor biológico. "La dieta proteica es una propuesta que permite perder entre 7 y 10 kilos al mes, sin que redunde en flacidez y sin pasar hambre", sigue el doctor. "A diferencia de las ‘dietas milagrosas’, en las que se logra bajar de peso pero a través de la perdida de líquidos o masa muscular, este tipo de tratamientos ayudan a perder peso pero no músculos, lo que evita además, el efecto rebote. La clave es la cronobiología nutricional, que permite al médico, a través de la historia clínica del paciente, realizar un estudio analítico para conocer su nutrición desde el punto de vista cerebral. Esto consiste en analizar cómo y qué come, y por qué fracasa a la hora de mantener su peso". Una vez que se tiene el perfil del paciente, se sugiere una ingesta de alimentos según su "ritmo biológico". Si es necesario, se pueden añadir alimentos de diseño como barritas de chocolate, que contienen sustancias naturales extraídas, por ejemplo, de la clara de huevo o las arvejas.

Más beneficios

La cronobiología nutricional también puede utilizarse para tratar distintas enfermedades, como todos los tipos de diabetes. "Se puede disminuir el consumo de insulina con la ayuda de sustancias naturales que no tienen grasa ni azúcar, pero sí proteínas de alta calidad. Se mezclan con las comidas y ayudan a bajar la cantidad de azúcar que consume la persona", explica Casermeiro. "Otra de las patologías que se pueden resolver son los trastornos del sueño, a través de una alimentación específica que ayude al mejor funcionamiento de ciertas hormonas". Esto es muy importante, ya que "los cambios en los hábitos de sueño y alimentación representan un factor de riesgo para muchas patologías".

La cronobiología nutricional también puede aplicarse a "casos de depresión, celiaquía y patologías más simples como la celulitis, la piel de naranja, la ansiedad y el acné hormonal"..

Más notas de Bienestar