RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Domingo 16 de junio de 2013

su lectura

La importancia de cumplir con el ritual de los festejos

Nuestra columnista se suma a la alegría por nuestro quinto aniversario y nos cuenta por qué es importante cumplir con este rito

Por Pilar Sordo  |   Ver perfil   |  www.pilarsordo.cl

 
 

Cada vez es mas frecuente que las fiestas de cumpleaños de los niños se celebren fuera de las casas, en salones infantiles o en locales de comidas rápidas. Y en Chile, por lo menos, cada vez es más común que casi nadie lleve un regalo para el homenajeado. Sería importante preguntarnos qué nos pasa con los ritos, porque pareciera que ya no tienen tanta importancia; da la sensación de que son algo conservador o antiguo y que la modernidad implicaría dejar atrás estos eventos.

Sin embargo, los ritos son parte de nuestra historia. Desde la Antigüedad, se han usado para iniciar o terminar un ciclo y a partir de ese momento, seguimos avanzando a lo largo de la vida.

Más o menos gratos, todos los ritos que nos rodean son necesarios para construir nuestra estructura mental porque nos permiten hacer cierres internos. Es lo que sucede con las ceremonias que existen alrededor de la muerte, que son siempre dolorosas y difíciles pero inevitables. También, con las evaluaciones que hacemos cuando cumplimos años. Son hitos y momentos que nos permiten detenernos a pensar y generar cambios de sentido en nuestra vida. Por eso, cuando nos permitimos festejar, nos estamos renovando.

Podríamos nombrar muchos ritos y celebraciones desde que nacemos hasta que partimos de este mundo y todos ellos tienen el valor simbólico de ayudarnos a avanzar y a limpiar cada etapa de la vida. Por esto es tan importante juntarse, preparar todos los detalles de un encuentro, pensar en quiénes queremos que sean los invitados, programar un menú para agasajas a quienes nos acompañan, buscar la música para ese día y vestirnos especialmente para la ocasión. Estos preparativos nos permiten abrir nuestro corazón al cambio y a la transformación.

Siempre va a ser mejor hacer la torta de cumpleaños para nuestros hijos en casa aunque quede chueca y llenemos de dulce de leche toda la cocina. La torta de pastelería es hermosa pero no genera un recuerdo emocional que sí puede provocar una receta imperfecta pero hecha en familia y desde el corazón, no desde la imagen y la técnica impecable.

Tenemos que celebrar los cumpleaños, los nacimientos, los aniversarios y todo lo que inventemos para juntarnos, para decirnos que nos queremos, que nos necesitamos y que nada puede ser más importante en la vida que los afectos. Es por esto que los ritos son sanadores; porque nos conectan con el amor y con lo mejor que llevamos dentro.

Otro aspecto importante de estos ritos es que son un homenaje a la voluntad, al esfuerzo y al trabajo realizado. Si yo puedo descansar y tener vacaciones en mi vida es porque he trabajado duro. Por lo tanto, si celebro un año más de vida o un aniversario, como es el caso de nuestra revista, es porque se ha trabajado fuerte para llegar a este lugar y es por esto que se hace tan agradable reunirse, darse las gracias, abrazarse y reconocerse en ese camino.

Para eso hay que ponerse linda, comer rico y reírse mucho durante un festejo. Tampoco estaría de más hacer un ritual que represente que queremos dejar atrás todo lo malo para aprender de ello y colocar toda la energía en los nuevos anhelos. Soñar a lo grande y desear intensamente que lleguen cosas buenas parece ser la clave del éxito. Los invito a celebrar la vida, y cualquier momento que nos permita sentir que avanzamos y que cerramos de manera sana nuestros dolores. Esto nos ayuda a sentirnos plenos y preparados para lo que viene. Cerrar y abrir ciclos es importante en el proceso de existir y hacerlo con afectos y con evaluaciones parece ser la clave de un buen vivir. A celebrar, a amarnos y a evaluar la vida; siempre hace bien..

Más notas de Lectura