RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Sábado 08 de junio de 2013

su lectura

Cómo cambiar la realidad que nos rodea

Los cumpleaños son tiempo de balances; nuestro columnista nos propone reflexionar acerca de algunas ideas para poner en práctica y mutar todo lo que gira a nuestro alrededor

Por Claudio María Dominguez  |  

 
 

Amigos queridos del alma: para mí es un honor contribuir con mi granito de arena a esta revista que es una playa inmensa de creatividad y talento. Yo digo que Susana es tibetana por sus actitudes claras que la llevan siempre a dar más, preservando siempre su parte más real. En este quinto aniversario, quiero compartir cuatro frases que podemos aplicar todos los días para cambiar nuestra vida.

Nadie puede hacerte infeliz sin tu consentimiento

Sólo vos decidís cómo tenés que sentirte. Solemos creer que la mirada de los demás acerca de nosotros es la pura verdad, y no es así. Nosotros decidimos quiénes somos a cada instante. ¿Cuántas personas viven rememorando una y otra vez algo que le dijeron en su pasado? De una buena vez tenemos que hacernos responsables sobre nuestra vida y aceptar que no somos la mirada ajena, somos lo que elegimos creer que somos. La actitud que adoptamos frente a distintas circunstancias es lo que va a hacer la diferencia entre un estado mental de víctima y un estado mental dichoso que nos permita afrontar con humildad hasta las provocaciónes. No te hagas más cargo de la negatividad de los demás. El desafío es sostener tu luz ante la oscuridada.

Obsequiá tu ausencia a quien no valora tu presencia

Tenemos que valorarnos para ser capaces de elegir personas que nos valoran. Muchas veces, convivimos con gente que proyecta su propia desvalorización en los demás. Si eso nos sucede, tenemos que "obsequiar nuestra ausencia". Es una forma de ser libres por dentro, sabiendo que no somos la mirada de los demás. Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos el universo espeja valoración y buenas compañías. Sin embargo, quienes sólo esperan elogios y alabanzas para sentirse vivos, son fácilmente destruidos por la crítica ajena. Aprendamos a ser cada vez más libres de lo que el mundo trata de imponernos. Si una persona no embellece nuestra vida, no es para nosotros ni aquí ni ahora.

Nunca nada va a llenar tu vida hasta que seas protagonista de tu historia

Basta del "no vino, no me llama, no me ama, no me elige". Basta de estar pendientes de la permanencia de otros en nuestras vidas para sentirnos vivos. No nos enseñan desde chicos a percibir que somos maravillosos y completos. Es desde esa experiencia que podés compartir con otros sin demandar ni esperar que llenen los huecos de tu soledad.

Recordemos que la mejor relación siempre es con uno mismo. Si en una relación experimentamos indiferencia, rechazo hasta incluso maltrato, es porque no nos amamos lo suficiente como para decidir con firme convicción tener vínculos de amor, de empatía y gozo. Y para eso tenemos que recordar que los demás no son la única fuente de nuestro bienestar.

La medida del amor es amar sin medida

El amor es lo que sostiene al universo y esa es nuestra verdadera esencia. Cuando amamos, se abre nuestro corazón y generamos una energía sabia. Cuando no amamos surgen la carencia, el sufrimiento, la frustración. Aquel que no espera nada –porque sabe que al amar en el aquí y ahora ya recibió muchísimo más de lo que anhelaba– comprendió que es dueño de su vida y no especula con la posible devolución efímera de los demás para sobrevivir. Aquel que se brinda en una relación porque ve al otro como a sí mismo, sana su cuerpo físico y mental. Amigos, tómense esos minutos de reflexión con ustedes mismos. La dicha que empieza a percibirse no se compara en nada a los estímulos mundanos que duran cada vez menos. El amor en ustedes es su verdadera naturaleza y cuando experimentamos ese amor, todo cambia y la vida se convierte en una experiencia divina, aunque estemos atravesando situaciones provocadoras. El amor es una energía tan fuerte que todo lo puede y todo lo sostiene..

Más notas de Lectura