RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Miércoles 06 de marzo de 2013

su lectura

Hacé tu video hot, sin riesgos

Aunque son una práctica cada vez más común, conviene tener en cuenta algunos tips para no pasar un mal momento. ¡Seguí los consejos de nuestra experta!

Por Alessandra Rampolla  |   Ver perfil   |  Universo Alessandra

 
 

 

Hace un tiempo, la actriz Florencia Peña me preguntó si yo había visto su famoso video, a lo que le contesté: "No vi el video. Te digo la verdad, no lo vi porque sé que no lo pusiste tú en la web, sino no hubiera tenido problema. Pero sabiendo que tú no querías que estuviera, decidí no verlo".

Esta filmación reavivó en la Argentina la polémica acerca de si está bien o mal grabarse durante la intimidad en pareja. Pero lo cierto es que este no es un hecho aislado sino, muy por el contrario, una práctica en auge. Una información dada a conocer por la red Taringa dejó en evidencia que para los argentinos es una tendencia creciente: sólo en 2012 se publicaron más de 150.000 fotos y filmaciones caseras hot, un 50 por ciento más con respecto a 2011.

Pero ¿por qué hay gente que disfruta grabándose en la intimidad y algunos hasta desean hacerlo público?

Vayamos por partes. Para algunas personas, grabarse con su pareja teniendo relaciones sexuales puede ser una experiencia sumamente sensual y excitante. De alguna manera, se duplica ese disfrute que comparten juntos. Ver estos videos les permite evaluar cómo es su propio desempeño y resulta una buena manera de conocerse y aprender.

Se sabe que la mayor parte de los que se filman lo hacen por pura curiosidad, para cumplir una fantasía o por el deseo de complacer a su pareja.

Otros deciden ir un poco más allá, subiendo sus videos a la red, haciendo realidad ­–de manera virtual– la fantasía exhibicionista de que los demás los vean. Y no es sorprendente que así sea. Vivimos en unos tiempos donde ya son pocas las cosas que permanecen en el plano de lo íntimo, debido a la proliferación de las redes sociales y sitios donde subir videos. Muchos se vuelven casi adictos a la aceptación de los demás y necesitan permanentemente que los otros, con sus "likes" y sus comentarios, les den algunas palmaditas a su ego.

El narcisismo hoy se hace más evidente que nunca y esto incluye también el plano sexual. Pero si los protagonistas del video hot son adultos, y de común acuerdo deciden compartir sus experiencias sexuales en sitios también para adultos, la práctica no tiene absolutamente nada negativo.

El problema se presenta cuando decidimos grabarnos y ese video que estaba reservado sólo para dos se hace público, ya sea porque alguien de la pareja rompe el acuerdo o porque cae en manos de un tercero.

Por eso, para grabar un video sexual hay que tener muchísima confianza en la pareja, si no queremos que nuestras imágenes estén al alcance, literalmente, de todo el mundo. Porque lo que se pone en internet lo puede ver cualquiera.

Los riesgos no se desprenden de la práctica en sí misma, sino de la huella imborrable de este material, y la amenaza que representa ese vídeo si se rompe la relación de pareja, ya que podría terminar en cualquier página web.

No sólo personalidades famosas han sido perjudicadas, sino un gran número de personas anónimas en todo el mundo, especialmente jóvenes, para quienes estas relevaciones han traído mucha vergüenza y, sobre todo, trastornos psicológicos y problemas en su vida diaria.

Es por eso que antes de caer en la tentación de grabarnos en la intimidad, es importante que primero tomemos ciertos recaudos:

  • Estar convencidos realmente de hacerlo.

  • No grabarse de manera impulsiva, pensarlo. Para decir que sí, nunca es tarde.

  • Hablar sobre los riesgos con la pareja.

  • Decidir quién va a conservar el original.

  • Asegurarse de que no haya copias.

Si después de haber evaluado los pros y contras han decidido protagonizar un video íntimo, pues no queda más que decirles: ¡Luz, cámara… a gozar!.

Más notas de Lectura