RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Lunes 10 de diciembre de 2012

hombre del mes

Sergio "Maravilla" Martínez

Con su porte de galán y una personalidad cautivante, el nuevo Campeón conquistó el corazón de todas las argentinas. Por Eugenia Tavano. Fotos: Gentileza Brando

 
 
 
Nunca imaginó que el cariño de la gente iba a desbordar de esa forma. 


"¿Así que soy el hombre del mes?", bromea "Maravilla". "¡Yo pensé que era el hombre del año...!". Las risas distienden tanto apuro y, con respuestas firmes, comienza a revelarse el personaje que el 15 de septiembre pasado, en un histórico triunfo en Las Vegas ante Julio César Chávez Junior, logró que todo el país volviera a vibrar con un combate.

¿Tu boxeador favorito?
Muhammad Ali y Carlos Monzón.

Si no fueras boxeador, ¿qué serías?
Algún otro deporte sería mi medio de vida. No sé cuál, pero un deporte seguro.

¿Qué es lo mejor que tiene tu profesión?
Que me da libertad y que gracias a ella pude llegar a un sitio con el cual la gente, a veces, sólo sueña.

¿Cómo son los cinco segundos previos antes de subir al ring?
Los disfruto mucho. Quien me ve por televisión puede notar que entro sonriendo, porque es un momento de mucha alegría. Ver un estadio lleno es espectacular. Y que además se haya llenado de gente que viene a verme a mí (y a mi rival, por supuesto)...


 
Su esperado combate en la Argentina podría ser en el Estadio Único de La Plata. 


Si pudieras retroceder en el tiempo, ¿cambiarías algo de tu vida?
No, absolutamente nada, tuve una vida maravillosa.

¿Tu comida favorita?
El asado argentino.

¿Tu mayor vanidad?
Uy, a ver.... (piensa). Que intento estar siempre presentable.

¿Tu mayor virtud?
¡Que soy el más modesto del mundo! (risas). No, fuera de broma, creo que soy serio cuando tengo que serlo. Soy muy responsable, eso.

¿Tu peor defecto?
Que a veces soy tan cabeza dura que me equivoco una, dos, cien veces, y hasta que no doy vuelta eso y puedo decir: "¿Vieron que al final tenían razón?", no paro.

¿Tu sobrenombre de chico?
Sergito.


 
En este tiempo se lo vincula sentimentalmente con una argentina y una española.... 


¿Qué cosas te ponen triste?
Que en la sociedad siempre se quiera echar la culpa a los demás.

¿Qué hacés antes de dormirte?
Intento dormirme, lucho para dormirme. Porque tengo muchos problemas para lograrlo. Es tremendo. Soy sonámbulo, tengo insomnio, soy un desastre. Pero suelo escribir.

¿Y lo primero al despertar?
Intento abrir los ojos, porque a veces me despierto y pienso: "Me quedo un ratito más en la cama..." Entonces ahí me digo: "Vamos, a abrir los ojos que hay que comenzar la actividad"... ¡Y a ducharme!

¿Qué música escuchás?
Calle 13.


 
En Quilmes y Claypole, donde nació y vivió lo declararon ciudadano ilustre. 


¿Qué tiene que tener una mujer para que te guste?
Tiene que ser original, genuina, auténtica. Con unas ideas claras sobre la vida.

¿Y lo que no soportás de una mujer?
El carácter ácido. Me gusta la gente de buen carácter.

¿Alguna vez amaste sin ser amado?
¡Uy, es ley de vida para todos los hombres!... (risas) Claro que sí. Pero no voy a contar nada más porque después sacan de contexto algo que dije y ¡uf! hacen un titulón enorme con eso...

¿Y qué les dirías a todas las mujeres que están enamoradas de vos?
¿Cuáles? ¿Adónde están? (risas)... Nada, que es bonito recibir tanto cariño. Muchas me mandan mensajes por Twitter, por Facebook o por mail... Les agradezco por ese cariño que me muestran siempre, aun sin saber cómo soy ni quién soy realmente, ¿no? Así que les doy las gracias.


 
Si libro Corazón de rey, una autobiografía que alienta a la superación personal, ya es un récord en ventas. 


¿Ves box femenino?
Sí, siempre que puedo.

¿Y quién te gusta?
Yessica Bopp me parece una boxeadora excelente.

Siempre destacás que sos un tipo austero y sencillo al que le gusta estar en su casa. ¿Cómo te divertís?
Intento seguir escribiendo monólogos de humor, tengo algunos amigos monologuistas a los que más allá de la amistad, admiro mucho profesionalmente. E intento ir a los teatros a ver stand up, eso es algo que siempre me divierte mucho.

Más allá de llegar a ser el número uno, ¿también soñabas con la popularidad y el cariño de la gente?
Yo soñaba con llegar adonde estoy hoy y sigo soñando con un poco más también. Como el cariño, el amor que la gente me ofrece, es una cuestión de sentimiento, una procesión que va por dentro, yo no podía pedir eso... ¡ni siquiera imaginarlo! Y está muy bueno ver que la gente tiene tanto cariño por uno y que me gané un respeto muy especial. Es algo que se desbordó, que yo no tenía ni idea de que podía pasar. Pero soy consciente de que va de la mano con el trabajo, la responsabilidad y la seriedad que pueda manejar. H.

Más notas de Hombre del mes