RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Martes 11 de septiembre de 2012

su bienestar

Descubrí las bondades que se esconden detrás de una taza de té

Un poco de agua caliente y unas hebras perfumadas alcanzan para vivir un ritual que hace bien al cuerpo y al alma. Una charla entre amigas o un momento de reflexión, de descanso o de lectura se sienten mejor al calor de esta infusión. Por María Paz Berri.

 
 
 
Foto: AFP. 

El frio se va con un té. Algunos dolores del cuerpo se calman con un té. Las heridas del corazón comienzan a aplacarse con un té. Las confesiones se revelan con una taza humeante y perfumada de por medio. Las buenas ideas se nos ocurren mientras saboreamos un delicioso té. Una taza de té es la excusa perfecta para la charla prolongada, una tarde con amigos. Mientras ponemos una pava de agua sobre el fuego, vayamos conociendo los secretos de esta bebida milenaria y sanadora que ya es un ritual infaltable.

El secreto para disfrutar de un rico té es dejarse llevar por el sabor y el aroma, y prepararse para un momento de bienestar, porque el té está asociado al placer y a la exploración de los sentidos. Además, es una bebida que está de moda. Por eso, se multiplican las marcas de hebras gourmet, los blends (mezclas) exóticos de frutas, hierbas y flores, los bares especializados, los clubes en los que se realizan degustaciones, charlas, cursos y menús especiales, los servicios de catering a domicilio que incluyen vajilla y pastelería, y hasta la carrera de sommelier de té.

Hierbas que sanan

Té blanco y té verde : tienen menor contenido de cafeína y mayor concentración de catequinas y polifenoles, que son potentes antioxidantes. Combaten la fatiga física y mental. La cantidad de antioxidantes en una taza de té verde equivale a la que podemos encontrar en cuatro vasos de jugo de naranja o en diez vasos de jugo de manzana.

Té rojo , conocido como pu-erh : es digestivo y diurético, al igual que el té negro.

Rooibos : es una infusión única, de color rojizo, aroma fragante y sabor discretamente dulce que recuerda a las nueces. Además, por sus propiedades reconstituyentes se utiliza como relajante, ya que no contiene cafeína. Dicen que beber una infusión con rooibos es llenarse de serenidad, porque posee la mágica combinación de fuerza y calma.

Tilo : es sedante, perfecto para reencontrarse con la tranquilidad.

Valeriana : actúa como un inductor natural del sueño.

Pasiflora : ideal para combatir la tensión nerviosa.

Manzanilla : digestivo, antiespasmódico, antiinflamatorio.

Regaliz : alivia las vías respiratorias.

Boldo : tranquiliza y facilita la digestión.


 
Foto: Latinstock. 

El agua es la clave

Para que el té despliegue todas sus propiedades, el agua debe estar a la temperatura justa y nunca debe hervir. En el té verde el agua debe estar entre 75 °C y 80 °C y en los tés negros, entre los 90 °C y 95 °C. El tiempo de infusión también es importante, y va desde 2 minutos para el té verde y entre 4 y 5 minutos para el té negro.

Una taza de té para cada momento del día

Para muchos, una taza de té es una compañía durante toda la jornada, como sucede con el mate o con el café. Sin embargo, hay hojas especiales para cada momento del día. A la mañana, se recomienda un té negro, endulzado con miel, vainilla, notas de dulce de leche y frutos rojos. A media mañana viene bien un blend con especias, para obtener energía. Si la idea es bajar las revoluciones, se puede beber algo más suave, como un té verde con manzanilla. A la tarde, se sugieren infusiones a base de rooibos para obtener calma y vitalidad. O los frutales, con un toque de especias. A la noche se aconsejan las infusiones con manzanilla o cedrón (con un toque de mandarina es ideal, ya que es relajante y digestiva). Otra opción es menta con cedrón, eucalipto y melón, que es muy recomendable frío o caliente. Hay un té para cada momento y estado de ánimo.


Punto de encuentro
Aquí, una guía de lugares ideales para los amantes del té.
Casa Munet : es un espacio de puertas cerradas donde se realizan tés temáticos. Por ejemplo, el té Saint Germain con blends parisinos, o Recuerdos de Casablanca con té marroquí y pastelería oriental. También hay seminarios y degustaciones.
Eclaire : el especialista Pedro Alperowicz organiza encuentros para tomar el té mientras enseña los secretos del maridaje o relata anécdotas sobre la importancia del té en la historia. También organiza catas de té. Las reuniones son en lugares rotativos y también a domicilio.
El club del té : con una membresía es posible participar de actividades ligadas al mundo del té. Hay encuentros en lugares tradicionales como el Club del Progreso o el Palacio Versalles y descuentos en casas de té como la del Jardín Japonés. Y se dictan cursos, entre otros de tea blender, para aprender a combinar variedades.

Asesoraron: Horacio Bustos y Guillermo Casarotti. .

Más notas de Bienestar