RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Viernes 10 de agosto de 2012

su lectura

Pilar Sordo: Cuidar el alma es cuidar el corazón

Nuestra columnista recalca la importancia de cuidar los sentimientos y el bienestar emocional como parte de una buena salud

Por Pilar Sordo  |   Ver perfil   |  www.pilarsordo.cl

 
 

En muchos países del mundo hispano, en agosto se celebra el mes del corazón (en la Argentina es en septiembre). A raíz de esta fecha, me puse a pensar que cuando se habla de cuidar este órgano vital aparecen muchos consejos, que tienen que ver más que nada con la alimentación y el ejercicio, además de las recomendaciones relacionadas con evitar situaciones de estrés. Sin embargo, cuando plantean todas estas consideraciones, no muchos analizan que para proteger el corazón también es necesario cuidar el alma, que parece tener comunicación directa con este órgano, con el cual se alimentan mutuamente.

Esto último tiene que ver con cultivar la paz, la paciencia y tantas otras virtudes que parecen pasadas de moda y que son las que en el fondo le dan la verdadera salud al corazón.

Siempre he dicho que a él le adjudicamos toda nuestra vida emocional. A veces sentimos que nos duele, que lo tenemos herido y que allí se generan las mejores y las peores cosas de un ser humano.

Por ende, es importante cuidar el corazón cuidando también nuestra capacidad para decir lo que sentimos, y de esa manera poder experimentar siempre la sensación de que no nos quedan cosas pendientes al acostarnos. La retención de información es un aspecto clave de todas las enfermedades del alma y, por lo tanto, intentar "andar ligero de equipaje", como dicen los sabios, parece ser clave para mantenernos sanos y felices.

Quizás en el mes del corazón deberíamos preguntarnos si todos los días estamos tomando, o no, decisiones que nos lleven a ser felices, y así saber si este órgano se encuentra o no en plenitud.

Es evidente que, más que un órgano, esta pieza esencial de nuestra humanidad es un símbolo del amor y del sufrimiento. En él se encuentran representados los defectos y las virtudes del ser humano y por eso es fundamental que, dada la importancia que tiene en nuestro mundo emocional, sepamos cuidarlo.

Tener la capacidad de decir lo que sentimos, tener humor, no guardar rencores, perdonar y andar por la vida con una actitud positiva me parece tan o más importante que cuidar el colesterol y otros índices que también se relacionan con los estados del alma, y no solamente con los del cuerpo.

Tratemos entonces de cuidar nuestro corazón en el más amplio sentido de la palabra: seamos sanos, intentemos hacer el bien y tengamos, además, la capacidad de centrarnos en lo que nos hace bien y no al revés.

Elijamos también estar con gente que nos aporte cosas buenas, que nos permita ser libres para expresar, para amar y sobre todo para jugar, ya que si podemos disfrutar de esto último, nuestros corazones estarán en perfecto estado para darnos el soporte que necesitamos y para mantenernos vivos en buena forma. Por eso, decir "cuidar el corazón" y "cuidar el alma" parece ser lo mismo. Creo que es importante tenerlo en cuenta si queremos gozar de un corazón verdaderamente sano..

Más notas de Lectura