RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Martes 22 de mayo de 2012

su lectura

Pilar Sordo: el autoestima como arma de seducción

La columnista de la revista reflexiona sobre la gratificación personal y asegura: " antes de estar pendientes de cómo enamorar a los demás, debemos aprender a gustarnos"

Por Pilar Sordo  |   Ver perfil   |  www.pilarsordo.cl

 
 

Aunque nos quieran hacer creer que la seducción tiene que ver únicamente con manifestaciones eróticas, se trata de un proceso que comienza desde adentro y está vinculado con quiénes somos y de dónde venimos. Para poder seducir es necesario haber hecho el proceso y el ejercicio de la autoseducción. Muchos de ustedes se preguntarán "¿qué es esto?" o "¿cómo se hace?". Es simple: sólo hay que entender que la autoseducción es muy parecida al concepto de autoestima o de autocuidado, y que nada sale hacia afuera si primero no está dentro de nosotros.

Las mujeres somos externalistas, o sea, que siempre ponemos las causas de las conductas fuera de nosotras. También les damos un valor extremo a las opiniones de los otros al punto que, en algunos casos, terminan por teñir nuestras propias opiniones, elecciones o gustos. Eso explica por qué algunas mujeres sienten que son felices en la medida que las hacen felices.

Por supuesto, hay quienes han logrado configurar un pensamiento determinado más por motores propios que por un foco externo. Estas mujeres entienden más fácilmente el concepto de autoseducción, porque se movilizan por conductas propias y no tanto por refuerzos externos.

Las parejas que llevan mucho tiempo juntos tienden a descuidar el proceso de la autoseducción y del autocuidado, tal vez porque aparecen otras prioridades que hacen que este elemento pierda importancia. Por eso, no hay que olvidar que el amor requiere un trabajo cotidiano y ser conscientes de cuidarse a uno mismo, en el más amplio sentido de la palabra. Esto es lo que mantiene vivas la conquista y la seducción entre dos personas.

Quienes están solos deben estar pensando: "¿Para qué sirve todo esto que me está diciendo Pilar?", ya que no existe otro que evalúe, premie, ni refuerce la conducta. A estas personas quiero decirles que estas palabras van dirigidas especialmente a los que están solos, para que puedan entender que desde este camino es más fácil resignificar la conducta de seducción sin que sea "el otro" el primer objetivo.

La seduccion tiene mas que ver con una sonrisa, con un buen chiste o con las ganas de socializar que con un buen cuerpo o con lo que hoy llamamos actitud salvaje

La persona que está conquistando se autoseduce con el único fin de provocar la reacción del otro y la adrenalina de este proceso la mantiene motivada.

¿Cómo realizamos esta autoseducción? En primer lugar, conociéndonos a nosotros mismos, aceptándonos y aprendiendo a evaluarnos sin juicios. Desde ahí se configura una actitud que, en mi caso, tiene que ver con hacerme regalos. Ese es el primer camino a la autoseducción: descubrir qué quiero, qué necesito y cómo lograrlo. La tarea siguiente es realizarlo.

Para hacerse regalos, ni siquiera es necesario tener grandes recursos económicos. Sólo tenemos que pensar en esas gratificaciones que nos permitan sentir mayor seguridad, confianza y, sobre todo, alegría.

En este camino de autoseducción es muy importante que cada uno sepa qué necesita para mimarse. Unos podrán hacerlo dedicándose un tiempo para sí mismos, otros con alguna actividad que les guste, algunos estando con los que más aman. Lo fundamental es establecer conductas que le hagan bien al alma.

No debería pasar una semana sin la posibilidad de haberse hecho un regalo que, insisto, no necesariamente debe ser comprado; sólo debe posibilitar la sensación de que hubo una autoseducción en el proceso de crecimiento interior.

Los quiero invitar, finalmente, a vivir el camino apasionante de entregarnos algo a nosotros mismos, de poder confirmar que la seducción tiene más que ver con una sonrisa, con un buen chiste o con las ganas de socializar que con un buen cuerpo o con lo que hoy llamamos actitud salvaje o provocativa. La autoseducción es un camino hacia el centro del alma, no hacia la cultura que valora en forma extrema todo lo que es desechable, frágil y externo. Este mes les propongo hacerse un regalo, por lo menos una vez a la semana.

Más notas de Lectura