RevistaSusana.com
 Último momento

 

Leer en

Jueves 26 de enero de 2012

su editorial

¡San Valentín!

Desde que el mundo es mundo y más allá de las épocas, donde hubo un hombre y una mujer se produjo mágicamente el mismo encantamiento; el nacimiento del amor

Por Susana Giménez  |   Ver perfil

 
 

 

Yo sé que en nuestro país le damos relativa importancia al festejo de San Valentín. Sin embargo, también sé que nada hace soñar tanto a una mujer como el amor, así que hemos decidido celebrarlo. ¿Pensaron alguna vez cuántas horas de nuestra vida empeñamos en tratar de descubrir por qué se terminó una relación, por qué nos engañaron, por qué él no llama, por qué no se define, o por qué no nos quiere?

El amor nos lleva al cielo o al infierno, y en cada extremo nos hace sentir con la misma intensidad un dolor insoportable y una felicidad indescriptible. Nos sentimos más lindas cuando llega y más feas cuando se va. Plenas o vacías. Exultantes o deprimidas. Aun así, muchas coinciden en que sigue valiendo la pena aventurarse. Otras, las más damnificadas, eligen no volver a tirarse por esa montaña rusa. Y algunas, las más privilegiadas, encontrarán el amor de su vida.

Lo cierto es que nadie en su sano juicio sufre por algo que no valió la pena, y cuando pasa el dolor, generalmente, se descubre que los mejores recuerdos siguen ligados a aquel amor: viajes, paisajes, sorpresas, cartas, caricias. ¿Por qué se acabará el amor?

Desde que el mundo es mundo y más allá de las épocas o las costumbres, donde hubo un hombre y una mujer se produjo mágicamente el mismo encantamiento. ¿Cómo y por qué? Aquí el único misterio que ningún científico podrá develar jamás.

En este número, contamos las pasiones de Napoleón Bonaparte, Johann Strauss, Sarah Bernhardt; cómo sufren y luchan por su amor actores de Hollywood que nunca hubiéramos imaginado con el corazón roto; matrimonios que llevan años juntos nos cuentan sus secretos; artistas célebres se inspiran en San Valentín para nosotros… y muchas cosas más. No quiero prometerles que van a descubrir las razones de sus desvelos, sólo invitarlas a seguir explorando ese fascinante mundo que desata la emoción más poderosa de todas: el amor..

Más notas de Editorial